La incomodidad de la inflación actual para el BCE

Christine Lagarde, presidenta del BCE
Christine Lagarde, presidenta del BCE

Con el arranque postveraniego de la actividad vuelve la inquietud sobre el alcance de la inflación actual, y se reactiva el debate acerca de sus carácter temporal y transitorio, o más consistente y más duradero, y su impacto en los tipos de interés y la política monetaria del BCE la FED y los restantes bancos centrales.

Cuando se preveia una inflación para la eurozona que llegara hasta el +2,7%, la sorpresa es que ha alcanzado el +3%, y en julio estaba en el +2,2%, algo que se refleja en las encuestas de sentimiento y en algunas estadísticas oficiales incluso de Eurostat, como afirma Josep Codina en finanzas.com, que considera que esta evolución de los precios puede crear una situación incómoda al BCE.

¿Es el coste a pagar por la recuperación económica? nos preguntabamos en junio señalando que entre las causas de esta inflación en expansión, puede enunciarse en primer lugar una capacidad industrial insuficiente para satisfacer la demanda de los consumidores a largo plazo. Las dificultades en los suministros y los cuellos de botella, los problemas logísticos y la recuperación de la tendencia alcista en la demanda global, pueden considerarse elementos lógicos tras la pandemia.

Habrá que estar atentos a las señales que emitan los bancos centrales y sus dirigentes sobre esta cuestión, básica para el comportamiento de los mercados financieros. En el BCE se han apresurado a salir a la palestra con sendas entrevistas su presidenta Christine Lagarde y su vicepresidente Luis de Guindos, que pueden leerse aquí.