Riesgo de quiebra para una de cada siete empresas

Riesgo de quiebra
Riesgo de quiebra

La crisis económica asociada al Covid 19 ha hundido el PIB más de un 18% en el segundo trimestre del año y se ha llevado por delante más de un millón de empleos. Pero ¿ésto será todo? Un informe de la consultora Alvarez & Marsal avisa que aun queda por llegar una nueva oleada de quebrantos y, concretamente, estima que el 14% de las empresas en España se encuentran en “alto riesgo de quiebra”, lo que implicaría un aumento del paro en 11 puntos porcentuales.

El informe advierte también de la probabilidad de que el impago de la deuda empresarial alcance el 8,4% en 2020 y que las necesidades de provisiones de la banca española para la cartera de empresas podrían alcanzar los 11.869 millones de euros.

La deuda empresarial creada por el Covid 19 podría aumentar en 100.000 millones

Más aún, en el escenario más severo que contemplaría el informe “la deuda generada por la crisis del Covid-19 podría alcanzar los 100.000 millones de euros, lo que se traduciría en el 11% del total de deuda del sistema”. En este supuesto, las nuevas necesidades de capital para recuperar la solvencia pre Covid-19, tras las pérdidas del 2020, alcanzarían los 136.000 millones de euros, siendo las pymes más del 50% de estos impactos.

Fondos combinados de capital público y privado

Si se quiere mitigar este impacto a medio plazo, el informe aconseja  la creación de fondos de inversión “que combinen capital público y privado, enfocados a recapitalizar empresas para dotarlas de niveles adecuados de solvencia, una medida ya existente en otros países europeos como Francia, Italia o Alemania”.

Estos instrumentos de solvencia público-privados deberían organizarse por sector y tamaño de empresa, con especial foco en las pymes y debería ir acompañado de un código de buenas prácticas y criterios de restructuración de deuda acordado entre los bancos, el ICO y el Banco de España.

Propone también que el Tesoro Público actúe como vehículo del Gobierno  para el lanzamiento de instrumentos de solvencia pública, dedicar la SEPI para la recapitalización de empresas estratégicas, y reforzar el ICO como agente prestamista a través de su Línea ICO avales Covid-19.

Los bancos también pueden aportar una parte de la solución, según la consultora, mediante la puesta en marcha de soluciones de refinanciación para dar viabilidad a las empresas.

Redimensionar las pymes

Estas son algunas de los amenazas que están al acecho para los próximos meses al tejido empresarial español que sigue adoleciendo de un problema estructural de dependencia del crédito bancario y de una excesiva atomización que requiere un redimensionamiento de sus empresas.

El director de de Alvarez & Marsal para España y Portugal, Fernando de la Mora señala en este sentido que “la crisis actual ha puesto en relieve los problemas de recapitalización y refinanciación de las empresas, especialmente de las pymes. Por ello creemos que se deben articular instrumentos financieros de colaboración público-privada que permitan responder ante la grave crisis que enfrenta el tejido empresarial español, como ya han empezado a hacer nuestros países vecinos”.