La inflación eleva el temor a una subida acelerada de tipos de interés

Sede del Banco Central Europeo
Sede del Banco Central Europeo

El incremento de la inflación registrado en junio refuerza el temor que se viene viviendo sobre sus consecuencias en la política monetaria americana y europea, especialmente sobre la rapidez con la que los bancos centrales vayan a retirar los estímulos monetarios y reducir la compra de activos, es decir, un regreso más urgente a la normalización, así como una anticipación de las subidas de tipos previstas.

Temor a que la inflación acelere el regreso a la normalización monetaria, y se anticipen las subidas de tipos previstas

Esta circunstancia se ha convertido en el principal factor de volatilidad en los mercados, una volatilidad que estuvo ausente de las bolsas durante todo el año pasado.

Subida de salarios

La subida de los salarios es uno de los principales factores de esta nueva tendencia, que, si bien, hasta ahora se había manifestado solo en Estados Unidos, en breve plazo y tras los recientes acuerdos entre patronal y sindicatos, puede manifestarse en nuestro país, donde, si bien puede tener una efecto positivo en el consumo, puede marcar el comienzo de una senda inflacionista, con consecuencias no del todo deseables.

La subida de salarios tendrá un efecto positivo en el consumo pero puede marcar el comienzo de una senda inflacionista

Habrá que estar atento, por ello, a la tendencia que manifiesta la inflación en los países de nuestro entorno pero especialmente en el nuestro, tras un período en el que las cifras de inflación se mantienen contenidas en la zona euro y, en otras economías relevantes como la china o la brasileña, incluso por debajo de lo esperado.

Es previsible, por tanto, que la volatilidad se mantenga en lo que resta de año
ya que seguirán las reservas y el temor a un aumento de la inflación.

La volatilidad puede ser neutralizada en el mercado bursátil por el margen de crecimiento de nuestra Bolsa

De cara al comportamiento de los mercados, especialmente el bursátil, esta volatilidad puede ser neutralizada por la capacidad y el margen de crecimiento que nuestra bolsa mantiene y que algunos analistas sitúan en torno al 10% para el año 2018.