Los mercados de futuros entran en el debate y alertan del riesgo climático

Heath Tarbert, presidente de la CFTC
Heath Tarbert, presidente de la CFTC

El cambio climático representa un riesgo significativo para el sistema financiero estadounidense y para la economía en general, advierte el regulador del mercado de derivados estadounidense, la Commodity Futures Trading Commission (CFTC) en un informe que incluye opiniones de entidades financieras americanas como Citi, JP Morgan, Morgan Stanley, y europeas como BNP Paribas, así como de BP y Bunge, que votaron unánimemente a favor de las recomendaciones que incluye.

Los desastres y catástrofes naturales amenazan el planeta entero y “el cambio climático ya está impactando o se prevé que impacte en casi todas las facetas de la economía, las infraestructuras, la agricultura, los comercios y la vivienda, así como la salud humana y la productividad laboral”, concluye el estudio y añade que “los reguladores financieros de Estados Unidos deben reconocer que el cambio climático plantea serios riesgos emergentes para el sistema financiero americano”.

Plantea desafíos importantes al sistema financiero y para sostener el crecimiento económico a largo plazo

La CFTC asegura que “más allá de la devastación física y la trágica pérdida de vidas y medios de subsistencia humanos, la escalada de los fenómenos meteorológicos también plantea desafíos importantes, además de nuestro sistema financiero, a nuestra capacidad para sostener el crecimiento económico a largo plazo”.

Acentuará la vulnerabilidad del sistema financiero

El cambio climático y sus riesgos asociados amenaza con acentuar aún mas la debilidad y vulnerabilidad del actual sistema financiero, golpeado por la pandemia, en un contexto de reducción de los ingresos de los gobiernos y de las economías domésticas. La CFTC pide por ello al gobierno que reconozca estas amenazas y actúen “con urgencia y decisión para medir, comprender y abordar estos riesgos”.

Recomienda establecer un precio para el CO2

El informe incluye 53 recomendaciones para mitigar los riesgos a los mercados financieros que plantea el cambio climático, entre ellas el establecimiento de un precio para el CO2.