El Presupuesto mexicano provoca la alarma ante una posible rebaja del rating

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México

La propuesta del Gobierno de México de Presupuesto del Estado para el próximo año presentada en el Congreso por el secretario de Hacienda, Arturo Herrera ha renovado las reservas de los analistas acerca de la posible rebaja de la calificación de la deuda pública mexicana por parte de las agencias de rating, que podría perder el grado de inversión.

Aunque actualmente, las tres agencias principales S&P, Moody´s y Fitch siguen manteniendo ese grado y, por tanto, sin el riesgo de impago por parte del Estado mexicano, han surgido valoraciones de algunos bancos que advierten que el país podría perder el grado de inversión en 2021, algo que ha encendido las alarmas ya que supondría un aumento del coste de financiación de la deuda pública y privada de aquel país, según indica Cesla.

México podría caer del grado de inversión crediticia el próximo año

Carlos Capistrán, analista de Bank of América señala que México podría caer del grado de inversión crediticia el próximo año. “Cuando tu deuda como porcentaje de tu producción aumenta más del 50%, ya empiezan a ver y a revisar tu calificación, a ver qué está pasando”, y justamente México acaba de pasar ese umbral. El año pasado, en diciembre, la deuda estaba en 45% y en junio ya estaba en 60%, como ha pasado en otros países por el efecto de la pandemia”.

Reservas ante las políticas de AMLO

Ya se produjo en 2018 una primera rebaja de la perspectiva del país por parte de la agencia Fitch de estable a negativa, “argumentando que el entonces presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), representaba un deterioro en la balanza de riesgos, ya que sus políticas traerían más incertidumbre”. Ya en 2020, lo que las tres agencias han hecho es no ya la perspectiva sino la rebaja de la propia calificación.

Aunque solo Fitch coloca a México a un escalón de la calificación de “bono basura”, S&P lo coloca dos escalones por encima y Moody’s tres; si bien ambas agencias sitúan al país en perspectiva negativa.

Pemex en el punto de mira

“Hemos recortado la calificación de México dos veces desde mediados de 2019, una vez impulsados por mayores riesgos de Pemex y la reversión de las reformas estructurales que esperábamos que impulsaran el crecimiento, y nuevamente en respuesta a la pandemia, que llevó a una fuerte recesión que agravó estos riesgos de crecimiento y condujo a un aumento del coeficiente de endeudamiento”, explica Charles Seville, analista de deuda soberana para México de Fitch.

Pemex representa, pues, una amenaza para la economía mexicana por “sus pérdidas multimillonarias, su alto nivel de deuda y la insistencia del Gobierno de seguir invirtiendo en la empresa en lugar de reducir sus costos y su tamaño”. De hecho la petrolera mexicana ya ha perdido el grado de inversión, primero en 2019 y después este año.