Nueva estrategia del BCE y nuevos instrumentos: lo aclara el Banco de España

Banco de España
Banco de España

El Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos explicita en un artículo publicado en El País varias cuestiones de alcance en la nueva estrategia de política monetaria del Banco Central Europeo  (BCE) que, según afirma, afectará de manera decisiva a la economía del área del euro.

“Los cambios experimentados por la economía europea desde 2003 y los nuevos retos de futuro hacían necesaria una nueva actualización de la estrategia”, afirma Hernandez de Cos, especialmente la caída progresiva de los llamados tipos de interés de equilibrio, es decir: aquellos que permiten mantener la actividad económica en su nivel potencial y la inflación en su nivel objetivo.

En los últimos años el BCE ha reducido sus tipos de interés oficiales, “que se transmiten a las condiciones de financiación de los agentes públicos y privados y a los precios de los activos financieros y reales y, en última instancia, influyen sobre la actividad económica y la inflación”, hasta niveles históricamente bajos, añade, situando algunas de sus referencias principales incluso en terreno negativo”.

De hecho, el entorno de inflación por debajo del objetivo, junto con la existencia de un límite inferior en el nivel de los tipos de interés, ha llevado al BCE, al igual que a otros bancos centrales, a hacer uso de nuevos instrumentos de política monetaria, como las compras de activos financieros, con el fin de proporcionar un mayor estímulo monetario.

Sin embargo, los tipos de interés no pueden descender indefinidamente sin causar fricciones en el normal funcionamiento del sistema financiero, lo que eventualmente podría suponer una merma de la propia efectividad de la política monetaria. Esto es lo que se conoce como el problema del “límite inferior de los tipos de interés”.

El gobernador del Banco de España aclara que los nuevos instrumentos que utilizará el BCE en su nueva estrategia, tienen como objetivo principal atajar el problema del límite inferior de los tipos de interés, que califica como “el principal desafío al que se enfrenta la política monetaria del BCE”.

Para ello existirán “dos innovaciones importantes. En primer lugar, se establece un nuevo objetivo de inflación del 2 por ciento en un horizonte de medio plazo. Este objetivo es, por tanto, ligeramente superior al anterior. También se enfatiza que dicho objetivo es simétrico, en el sentido de que consideramos las desviaciones positivas y negativas respecto del objetivo como igualmente indeseables”. De esta forma, en el nuevo marco de política monetaria ” el 2 por ciento no es un “techo” a la inflación, sino el objetivo en el medio plazo.

En segundo lugar, anticipa una una política monetaria especialmente contundente o persistente cuando los tipos de interés se encuentran cerca de su límite inferior, para así evitar que se afiancen las desviaciones negativas respecto del objetivo de inflación. Un aspecto relevante que se recoge explícitamente en el nuevo marco estratégico es que una respuesta de la política monetaria de este tipo puede implicar periodos transitorios en los que la inflación se sitúe moderadamente por encima del objetivo.

En cuanto a los instrumentos de política monetaria, el principal seguirá siendo el conjunto de tipo de interés oficiales. Pero también utilizaremos, según proceda, el arsenal de herramientas introducidas en los últimos años, en especial, las indicaciones sobre la orientación futura de la política monetaria (forward guidance), las compras de activos financieros y las operaciones de financiación a más largo plazo. Y, si resulta necesario para lograr el objetivo de estabilidad de precios, consideraremos nuevos instrumentos.