Pruebas médicas masivas para recuperar la normalidad laboral

Pruebas médicas masivas para recuperar la normalidad laboral
Pruebas médicas masivas para recuperar la normalidad laboral

Cuando aparecen signos esperanzadores en distintas geografías de que la epidemia puede estar remitiendo, la pregunta fundamental es cuándo y cómo podrán las empresas ponerse a funcionar y los ciudadanos recuperar su trabajo con normalidad. Mickey D. Levy y Robert S. Kaplan, profesores de Harvard Business School sugieren en el Wall Street Journal algunas propuestas, la principal, someter a la población, tanto afectada como asintomática, a pruebas médicas masivas.

La vuelta al trabajo en condiciones de normalidad no va a ser fácil ni inmediata pero los ciudadanos necesitan que sus gobiernos comiencen a plantear cómo y aproximadamente cuándo podrá comenzar este proceso. La salud física, psicológica y económica de las familias les obliga a ello.

Los ciudadanos necesitan alguna indicación aproximada acerca de  cómo y cuándo podrá recuperarse la normalidad

Estos dos profesores de Harvard Busieness Scholl plantean que “ninguna estrategia de regreso al trabajo es factible sin pruebas masivas tanto de los afectados como de los asintomáticos”. La razón para esta propuesta reside en que los países como Singapur y Corea del Sur, que reaccionaron más rápidamente efectuando pruebas exhaustivas a la población, junto con el rastreo de los contactos, la vigilancia comunitaria, el aislamiento de casos y la cuarentena de los contactados y posibles infectados, son lo que han logrado contener la epidemia con menores costes económicos.

Alemania e Israel vs España e Italia

También incluyen entre estos países a Alemania e Israel como países con “tasas de mortalidad mucho más bajas que Italia y España”. Por el contrario, el retraso de Estados Unidos a la hora de comenzar a tomar medidas ha llevado a ese país a un desgraciado record de infectados que les ha obligado a rectificar para realizar actualmente 100.000 pruebas cada día.

Consideran que no es necesario reducir a cero el riesgo del Covid-19 para el regreso de determinadas personas

Levy y Kaplan consideran que no es necesario reducir a cero el riesgo del Covid-19 para el regreso al trabajo de determinadas personas, aunque ello exigiría tener precisa información sobre el riesgo real que se contrae. A la hora de proteger a los más vulnerables, el artículo señala a quienes   pueden sufrir una hiperinflamacion pulmonar, de forma que “estos, así como las personas de edad avanzada y otras poblaciones de alto riesgo deben ser identificadas y puestas en cuarentena hasta que la etapa aguda de la epidemia haya disminuido, y provistas de garantías de entrega a domicilio de alimentos y necesidades”.

Primero los más jóvenes y la construcción

Junto a estas recomendaciones, se propone que sean los más jóvenes los que antes vuelvan a su lugar de trabajo, mientras se les realiza una exhaustiva monitorización de sus contactos; y que se priorice también las actividades profesionales o laborales que pueden realizarse con el debido distanciamiento físico.

En cuanto a esta última recomendación, Levy y Kaplan se centran en la construcción, porque en esta actividad puede mantenerse la distancia en muchos casos y por el gran número de empleos que se lograrían recuperar, incluidas también las cadena de suministros de materiales para la construcción.