A propósito del “propósito” en la empresa

Juan Carlos Villanueva
Juan Carlos Villanueva

La salida de la actual crisis provocada por el coronavirus exigirá cambios radicales en la forma de gobernar las empresas y en su visión, obligará a tener un claro propósito” en cuanto a su función social.  Los líderes empresariales con una visión más clara el futuro y del papel que deben jugar las empresas están viendo cuál debe ser a partir de ahora el propósito de sus empresas e instituciones en un mundo que aspira a ser más solidario, más humano, más equilibrado, y, con ello, más sostenible.

Cuando se habla de “propósito”, y es un término que comienza a ser habitual en la literatura del management y la reputación corporativa nos estamos refiriendo precisamente a los atributos que deben poseer hoy los líderes empresariales y las empresas para competir e incluso sobrevivir en el nuevo escenario mundial.

Se abrirán nuevos debates sobre gobierno corporativo tras este periodo de crisis sanitaria, social y económica

Este escenario se va a caracterizar por un equilibrio entre el valor que la empresa debe aportar al accionista con el valor que también debe aportar a la sociedad, a sus empleados y a todos los colectivos y públicos que se encuentran en el perímetro de influencia de cada empresa. Exigirá a partir de ahora primar la visión a largo plazo sobre el cortoplacismo y anteponer valores como la responsabilidad social, la lucha contra el cambio climático, la igualdad de género, la conciliación familiar y un progresivo estrechamiento de la brecha salarial y los privilegios y benefits tan amplios que hoy existen en el seno de una buena parte de las empresas, más aún, con los nuevos debates que se abrirán, sin duda, tras este periodo de crisis sanitaria, social y económica.

Reducción de las retribuciones de la dirección y los consejos de administración

Por de pronto, los órganos de gobierno de las empresas y entidades financieras tendrán que plantearse el modo en qué la alta dirección y los propios órganos de gobierno deben contribuir a una reducción de los gastos salariales en la actual coyuntura de caída generalizada de los ingresos por la débil actividad económica. Dicho de otro modo cuál será el porcentaje en el que deberán reducirse sus retribuciones al menos en el año 2020 en consonancia con la disminución del beneficio, incluso con los quebrantos que puedan producirse como consecuencia de la pandemia del Covid-19, no imputables directamente a ellos, pero sí reales e impactantes.

Algunas empresas ya lo han anunciado: Ferrovial, Inditex, BBVA, Caixabank, Banco Santander, NH ó  Prisa

Algunas empresas ya han anunciado un recorte en las retribuciones de sus consejeros y sus directores ejecutivos, también en España como los casos de Ferrovial, Inditex, BBVA, Caixabank, Banco Santander, NH ó  Prisa, entre otros, pero la medida deberá extenderse a una mayoría de empresas y entidades financieras. Probablemente en el caso de las pequeñas y medianas empresas esto reducción de las retribuciones se produzca sin necesidad de acuerdos formales,y en muchos casos, desgraciadamente, sin ninguna alternativa por la no disponibilidad de recursos para hacer frente a las retribuciones.

Las empresas de mayor dimensión o cotizadas en Bolsa requerirán del acuerdo de sus juntas generales de accionistas o al menos de sus consejos de administración y conviene que lo vayan planteando cuanto antes si no quieren qué algunos de sus accionistas de referencia o inversores institucionales que se encuentran en su accionariado lo exijan sin ambages, como ya está ocurriendo con algunos gestores internacionales de fondos.

Schroders y Hermes han pedido que los directivos “compartan el dolor” alineándose con sus plantillas a través de una reducción salarial

Ya lo han hecho Schroders y Hermes que han pedido a las empresas en las que participan que sus directivos “compartan el dolor” alineándose con sus plantillas a través de una reducción salarial.

Una nueva fisonomía de las empresas

Junto a este proceso, la crisis del coronavirus va a acelerar otros procesos que tienen que ver con el gobierno corporativo. Estamos ante el comienzo de una nueva fisonomía de las empresas, con una alteración de los valores, de la visión y del propósito empresarial que comportará también un estrechamiento de la brecha salarial y una mayor igualación en las retribuciones en toda la cadena organizativa de las empresas, algo que está llevando a algunos a hablar de un “nuevo capitalismo”.

Aunque la crisis del coronavirus posiblemente pueda impulsarlo, en realidad se trata de un proceso que viene tomando cuerpo en los últimos años en el debate social y en los distintos focos de análisis y pensamiento social, económico y empresarial como una necesidad inexcusable.

Mayores inversiones empresariales y dotaciones de recursos sanitarios y de salud

La sociedad exigirá además una mayor participación de las empresas a la hora de realizar mayores inversiones y dotaciones de recursos sanitarios y de salud, tras las carencias que la pandemia ha evidenciado en este sentido; y las exigencias se extenderán a otro ámbitos del gobierno corporativo como la diversidad e inclusión de género, raza, religión, etc; la conciliación del trabajo con la vida privada y familiar, ámbito en el que el teletrabajo va a convertirse en una modalidad esencial.

La demanda de mayor responsabilidad empresarial afectará también a la lucha contra el cambio climático y el vertido de residuos en los océanos

La demanda de mayor responsabilidad empresarial afectará también a otros ámbitos como la lucha contra el cambio climático, el vertido de residuos en los océanos, el tratamiento y gestión de las aguas; ó la búsqueda y apoyo de nuevos modos de transporte, menos contaminantes.

Como decíamos, se avecinan cambios importantes en la fisonomía de la empresa y será difícil que ninguna que quiera competir en el escenario futuro pueda hacerlo sin contar con un claro propósito: conjugar al mismo tiempo la demanda natural de valor que reclama todo accionista con el requerimiento cada vez más intenso de aportar valor a la sociedad y contribuir a su sostenibilidad.

Juan Carlos Villanueva es Editor de Guía de la Financiación Empresarial y Secretario General de OFISO