La agenda del Banco de España, marcada por la inflación y sus causas

Sede del Banco de España
Sede del Banco de España

La agenda del Banco de España estará marcada por la inflación y sus causas y los determinantes de la tendencia alcista actual de los precios ya que es una de las principales tareas que se ha propuesto el banco central español en los próximos meses, así como sus posibles factores amplificadores y las perspectivas de medio plazo sobre la evolución de los precios.

Mantiene su preocupación por el entorno de tipos de interés reducidos y su impacto en la la rentabilidad bancaria, la supervisión y la estabilidad financiera

Junto a ello, nuestro banco central se propone dentro de sus competencias específicas de política monetaria y micro y macroprudencial seguir atentamente las consecuencias y los retos que comporta el persistente “entorno de tipos de interés reducidos para la rentabilidad del negocio bancario, la supervisión prudencial y la estabilidad financiera, así como su impacto sobre la asignación de recursos entre empresas, la productividad, y el crecimiento y la desigualdad en España y Europa”, según ha revelado la propia institución.

Crisis Covid y cambio climático en el radar

No son las únicas prioridades ya que “las interconexiones entre los principales componentes del sistema financiero y el impacto de la crisis COVID-19 sobre las mismas” se añade a ellas, así como “el análisis de los costes y beneficios de la aplicación de las herramientas macroprudenciales al sector bancario y su efectividad en la mitigación del riesgo sistémico”.

El Banco de España no olvida la crisis sanitaria provocada por el COVID 19 y dedicará durante los próximos años parte de sus esfuerzos de investigación a determinar “los efectos que pueda tener sobre la capacidad de crecimiento de la economía española y su estructura sectorial, tras el impacto desigual de esta crisis sobre las distintas ramas productivas, y en el análisis de la política fiscal, incluyendo el estudio de las respuestas de los agentes a las medidas de estímulo introducidas durante la crisis sanitaria y la dinámica de la deuda pública a medio y largo plazo”.

Como viene anunciando en los últimos tiempos, analizará también “las implicaciones del cambio climático para la política monetaria y la actividad de banca central, tras el compromiso incluido en la nueva estrategia de política monetaria del BCE para incorporar factores climáticos en la evaluación de la política monetaria y adaptar el marco operativo de la misma”.

Riesgos climáticos del crédito y requerimientos de divulgación en finanzas sostenibles

Como en el caso anterior, se estudiará el impacto del cambio climático en la evolución de la economía española, sus implicaciones para la estabilidad financiera mediante la estimación de los riesgos de crédito a nivel sectorial asociados al cambio climático; así como las divulgaciones necesarias “en relación con las finanzas sostenibles, el contenido informativo sobre sostenibilidad y el grado de cumplimiento de las recomendaciones sobre riesgo climático incluido en las memorias corporativas, así como la incorporación de factores de sostenibilidad en los mercados de deuda pública, en la gestión de carteras y en la conducción de la política monetaria”.