La financiación sostenible en los consejos y órganos de Gobierno

La financiación sostenible en los consejos y órganos de Gobierno
La financiación sostenible en los consejos y órganos de Gobierno

Entre los factores que pueden impulsar la financiación sostenible tras la crisis del coronavirus hay uno qué reviste gran importancia: que los consejos de administración y los accionistas de referencia en las empresas asuman la sostenibilidad y su financiación específica cómo un factor estratégico de primera magnitud.

Las razones para que los órganos de Gobierno de las empresas y entidades financieras eleven esta cuestión al más alto nivel de sus prioridades son numerosas y entroncan directamente con lo que debe ser la función y la estrategia de los órganos de Gobierno de cualquier empresa o institución.

Guardan una relación directa con el futuro a medio y largo plazo  dela actividad económica, empresarial y financiera

La financiación sostenible como la lucha contra el cambio climático y el cumplimiento de los ODS de Naciones Unidas son cuestiones qué guardan una relación directa con el futuro a medio y largo plazo de la actividad económica, empresarial y financiera y, por tanto, deben estar integradas en la visión y en el análisis que los órganos de Gobierno deben hacer respecto a la evolución de sus empresas en el largo plazo.

Iniciativas regulatorias

Si hasta hace poco los criterios ESG eran factores de carácter voluntario o incluso accesorio para un gran número de empresas hoy se está modificado sustancialmente esta forma de considerar dichos factores. En primer lugar, debido a las iniciativas regulatorias impulsadas por diversos gobiernos y organismos multilaterales, particularmente la Unión Europea qué está mostrando un una marcada vocación de liderazgo en este terreno.

En segundo lugar, por la presión qué vienen ejerciendo en pos de estos objetivos los grandes inversores globales en los consejos de administración y juntas de accionistas de las empresas en las que participan, así como la recomendaciones y requerimientos crecientes que los bancos centrales comienzan a desarrollar en lo que se refiere a los riesgos climáticos y de gobernanza entre sus funciones supervisoras y de control de las entidades bancarias; y, en tercer lugar, por el peso que estos factores están tomando no solo en el rating y la calificación financiera de las empresas y sus operaciones en los mercados de capitales sino también en la propia valoración de dichas empresas, incluida la valoración bursátil.

Urgencia para incorporar todos los factores ESG

Como se ve no son razones menores o de escaso peso para qué los miembros de los consejos de administración puedan retrasar la incorporación de los factores ESG y el control de los riesgos climáticos, sociales y de gobierno corporativo que puedan afectar a sus empresas y a la reputación qué vayan a tener entre sus inversores y en los mercados financieros.

Así comienzan a entenderlo numerosas empresas y entidades financieras que ya están situando en el ámbito de los consejos de administración estos factores de sostenibilidad y los criterios ESG, así como el impulso de la financiación sostenible; cuando no como criterios principales de su actuación y su estrategia corporativa.

En España tenemos algunos casos notorios como el de Iberdrola, la compañía de energía que se ha convertido en la segunda empresa española por capitalización bursátil, líder no solo en nuestro país sino en el contexto internacional en lo que se refiere a la financiación sostenible, o BBVA qué ha situado la financiación sostenible y los factores ESG a la cabeza de sus prioridades en su operativa propia y con clientes, con su presidente a la cabeza, convirtiéndose en una referencia mundial; o compañías de carácter público como Adif, en la que la financiación sostenible está ganando cuota en el mix de productos y recursos financieros, especialmente en lo que se refiere a la alta velocidad; y un buen número de empresas y entidades bancarias que están situando la sostenibilidad y la financiación sostenible entre las comisiones de sus consejos y órganos directivos.