El foco en bonos corporativos y Titulización, según Calvert

Mercados de bonos y titulización
Mercados de bonos y titulización

Los bonos de titulización y la deuda corporativa de emisores con grado de inversión (IG por las siglas de la denominación anglosajona investment grade) son las recomendaciones de la gestora norteamericana de Fondos Calvert en estos momentos.

La renta fija corporativa IG creemos que ofrece valoraciones atractivas, liquidez sólida y condiciones técnicas de mercado favorables. Los diferenciales de crédito corporativos son amplios y, en nuestra opinión, compensan a los inversores por la futura incertidumbre fundamental y económica”, recomienda esta gestora orientada también hacia la inversión ESG.

Esta opinión se fundamentaría, entre otras razones, en que “con el tiempo, se ha demostrado históricamente que las empresas de IG proporcionan un rendimiento estable y ajustado al riesgo en relación con el bajo riesgo de incumplimiento del emisor”.

Hasta marzo de este año, la última década habría registrado un rendimiento anual medio en las empresas con grado de inversión del 4,92%, según el índice Bloomberg Barclays US Corporate Bond, comparado con el 3,88% del índice Bloomberg Barclays US Aggregate Bond, junto con un menor índice de default. Este índice de incumplimiento sería nulo para los bonos con rating AAA, del 0.16% para los que tienen BBB, 0.61% para un rating BB y un 3.33% para los calificados B.

En el momento presente se añade un atractivo adicional por el respaldo que está otorgando a estos bonos la Reserva Federal en el caso de Estados Unidos, o el BCE tal como ha anunciado en Europa para bonos con rating IG.

Aunque la titulización fue demonizada como catalizador de la Gran Crisis de 2008 hoy presenta un alto interés para inversores de largo plazo

Por lo que se refiere a los Bonos de Titulización, Calvert reconoce que su recuperación está siendo más lenta debido a la demonización que experimentaron como catalizadores de la Gran Crisis de 2008, si como a la desconfianza del consumidor y el hecho de no tener el respaldo de los bancos centrales. Pero, a su vez, los quebrantos que produjeron en la Gran Crisis, además de exigir mayores rentabilidades han favorecido una tendencia a fortalecer las garantías y la seguridad en los contratos y en la suscripción de estos activos.

Estas circunstancias que afectan a los actuales Bonos de Titulización de cara a su evolución futura les prestan, a juicio de Calvert, un mayor atractivo e interés para inversores de largo plazo.