La economía del Reino Unido se ha estancado con Brexit, según el CER

El daño económico del Brexit

Los defensores más radicales del Brexit han intensificado su batalla interna dentro del Gobierno contra la posición, crecientemente suavizada, de la Premier Theresa May, pero los datos son demoledores: la economía del Reino Unido se ha reducido un 2,1% en el primer trimestre de 2018 y, sin llegar aún a la desconexión de la Unión Europea (UE), la sola negociación y debate previa a la fecha de salida está suponiendo una pérdida para las cuentas públicas británicas de 23.000 millones de libras al año, según el último análisis del Center for European Reform (CER).

El CER es un prestigioso think tank de análisis geopolítico dedicado a proponer, desde una posición pro-europea pero independiente, soluciones e ideas para que “la Unión Europea funcione mejor y fortalezca su papel en el mundo”, promover una UE abierta y efectiva y perfeccionar la integración europea en lo que no funciona bien.

Ha frenado el crecimiento económico y ha llevado a Reino Unido por debajo de Italia y ser la economía con crecimiento más lento del G7

En su último informe, manifiesta sus temores respecto del futuro de Gran Bretaña, convencido de que “el voto Brexit ha frenado el crecimiento económico” y ha llevado al Reino Unido a situarse por debajo de Italia y a convertirse en la economía de más lento crecimiento en el G7.

Todo ello en un contexto general de crecimiento mundial que contrasta con el debilitamiento de la actividad económica y empresarial en ese país, con un magro incremento del 0,1% en su PIB durante el primer trimestre de este año. “La economía del Reino Unido se ha estancado” llega a afirmar el CER en su análisis.

El “dividendo Brexit” no existe: aumentará el déficit y la deuda

El CER niega que sean reales los beneficios fiscales que el gobierno ha asegurado que tiene el Brexit, el denominado “dividendo Brexit”. Un serio revés para la opción Brexit, puesto que este vaporoso “dividendo” iba a emplearse para financiar un gran aumento del gasto en el Servicio Nacional de Salud; y, especialmente, para el ministro de Exteriores, Boris Johnson, ahora dimitido y uno de sus mayores defensores. Un revés que se suma al que le propinó la Office for Budget Responsibility (OBR) al advertir que el Brexit aumentará el déficit y la deuda del Reino Unido, requiriendo aumentos de impuestos, recortes de gastos o una combinación de ambas cosas.

Brexit aumentará el déficit y la deuda del Reino Unido, con aumentos de impuestos y recortes de gastos

A todo ello, además, habrá que sumar la factura que Reino Unido deberá pagar en varios años a la UE como compensación por su salida, cifrada actualmente en torno a a 40.000 millones de libras.