No está siendo fácil navegar el año 2024 caracterizado por una combinación de incertidumbre, tipos de interés elevados y un crecimiento económico débil, circunstancias que exigen el uso de técnicas y herramientas avanzadas de análisis financiero y de inversiones para tomar las decisiones adecuadas. Es preciso utilizar, con tecnologías avanzadas, un abanico de estrategias y técnicas que van desde el análisis macroeconómico y fundamental; el análisis técnico; o la gestión de riesgos; hasta el uso de derivados, big data, ó inteligencia artificial.

Análisis macroeconómico, con indicadores adecuados

Disponer de los indicadores económicos adecuados y analizarlos correctamente es crucial para comprender la salud de la economía global y las tendencias a corto, medio y largo plazo. Entre ellos, el ratio de inflación, los tipos de interés y la evolución de la politica monetaria, o la del PIB y el empleo.

Sin embargo, no basta con evaluar el entorno económico. Es necesario un análisis geopolítico de aquellos factores que pueden tener impactos significativos en los mercados financieros. En 2024, la volatilidad geopolítica puede influir notablemente en los precios de los activos, la estabilidad de las monedas y las cadenas de suministro globales. Herramientas como informes de riesgo país y análisis de eventos políticos ayudan a anticipar y mitigar estos riesgos.

El análisis fundamental sigue siendo una piedra angular del análisis financiero

Examinar los estados financieros sigue siendo básico para medir la solidez financiera de una empresa, ya sea la propia u otra que pueda ser destino de nuestras inversiones o con la que mantendremos relaciones comerciales o de alianzas. Este examen debe incluir la cuenta de resultados, el balance y el flujo de efectivo, algo de gran trascendencia en los últimos años.

Junto a ello, el uso de ratios financieros es esencial para comparar el rendimiento de diferentes empresas y sectores. En un entorno de altos tipos de interés y crecimiento débil, los ratios clave son el Ratio Precio/Beneficio (P/E), que evalúa la valoración de una empresa en relación con sus beneficios; asi como el ratio Deuda/Capital, para evaluar el nivel de apalancamiento y el riesgo financiero; o la rentabilidad sobre el patrimonio (ROE) que nos indica la eficiencia con la que una empresa utiliza el capital de los accionistas para generar beneficios.

El análisis técnico, basado en el estudio de datos históricos del mercado, puede ser particularmente útil en mercados volátiles.

Adicionalmente, en la actualidad resulta de gran ayuda el uso del Análisis VRIO, una técnica utilizada para evaluar los recursos y capacidades de una empresa y determinar si son valiosos, raros, costosos de imitar y organizables. La sigla VRIO proviene de las palabras Valor, Rareza, Imitabilidad y Organización.

La gestión de riesgos, un factor inexcusable

La diversificación sigue siendo una de las estrategias más efectivas para gestionar el riesgo. En 2024, es vital diversificar no solo entre diferentes clases de activos, sino también geográficamente y sectorialmente para reducir la exposición a riesgos específicos.

El uso de derivados como opciones y futuros, permiten a los inversores cubrir posiciones y gestionar riesgos de manera más efectiva. Las opciones de venta (put) pueden ser útiles para protegerse contra caídas en los precios de los activos, mientras que los contratos de futuros pueden asegurar precios para transacciones futuras.

El análisis de escenarios y las pruebas de estrés son herramientas cruciales para anticipar cómo los diferentes eventos económicos y de mercado pueden afectar a las inversiones. Estas técnicas permiten a los inversores prepararse para una variedad de condiciones del mercado y ajustar sus carteras en consecuencia.

Una misión casi imposible hoy sin tecnologías avanzadas y análisis de data

El uso de big data y técnicas de análisis predictivo permite a los inversores obtener insights más profundos y precisos sobre las tendencias del mercado. Algoritmos avanzados y modelos de aprendizaje automático pueden analizar grandes volúmenes de datos en tiempo real para identificar patrones y prever movimientos de precios.

La inteligencia artificial y el machine learning están revolucionando el análisis financiero a permitir evaluar el sentimiento del mercado a partir de noticias, redes sociales y otras fuentes de datos no estructurados, optimizar las  carteras con algoritmos que pueden permitir ajustarlas dinámicamente al riesgo, y el propio trading algorítmico, que permite ejecutar estrategias de trading automatizadas basadas en criterios predefinidos asi como el análisis en tiempo real.

Inversiones Alternativas

Las inversiones en activos reales como bienes raíces, infraestructura y commodities pueden ofrecer rendimientos atractivos y diversificación en un entorno de altos tipos de interés, y pueden actuar como cobertura contra la inflación.

Aunque las criptomonedas son altamente volátiles, pueden ofrecer oportunidades significativas para los inversores dispuestos a asumir riesgos. Es crucial realizar un análisis exhaustivo de la tecnología subyacente, la adopción del mercado y las regulaciones antes de invertir en estos activos.

Los fondos de inversión alternativos, como los hedge funds y los fondos de capital privado, pueden proporcionar exposición a estrategias no tradicionales y rendimientos ajustados al riesgo. Estos fondos utilizan una variedad de técnicas avanzadas de gestión de riesgos y estrategias de inversión para generar rendimientos en diferentes condiciones del mercado.

Herramientas digitales y plataformas de análisis

Las plataformas digitales de análisis de mercado, como Bloomberg Terminal, Reuters Eikon y FactSet, ofrecen acceso a datos en tiempo real, herramientas de análisis avanzado y noticias del mercado.

Las aplicaciones de trading móvil permiten operar en los mercados financieros desde cualquier lugar y en cualquier momento. Herramientas como alertas de precios, análisis técnico en tiempo real y noticias del mercado son características clave que ayudan a mantenerse informados y reaccionar rápidamente a las condiciones cambiantes del mercado.