Se intensifica el aislamiento financiero a Rusia

Sanciones financieras para aislar a Moscú
Sanciones financieras para aislar a Moscú

Al cierre de la Bolsa de Londres (LSE) para la cotización de compañías rusas se suman otras iniciativas como las de algunas aseguradoras que están retirando la cobertura a determinados riesgos o a las exportaciones de empresas como respuesta a la invasión de Ucrania por parte de Moscú.

Se trata de una nueva vuelta de tuerca en la estrategia de aislamiento a Moscú a través de las finanzas  retirando a los exportadores la red de seguridad para sus operaciones comerciales en Rusia, riesgos que en estos momentos se amplían por el estrangulamiento que las empresas e instituciones rusas están sufriendo y van a sufrir en sus redes y sistemas de pago.

El volumen de estos movimientos comerciales es de cerca 3 billones de dólares, señala Reuters, lo que da idea de la presión añadida que supone para la economía de Rusia.

Corriente de desinversión en activos rusos

En paralelo se está produciendo entre los inversores institucionales globales o locales una corriente de desinversión en activos y valores rusos como respuesta a la guerra, tal como parecen estar planteándose Schroeders, Royal London o incluso Deutsche Bank, según informa Reuters.

Algunos prefieren el eufemismo de no actuar “de manera instintiva”

Sin embargo, no todos ni toda la comunidad financiera son los suficientemente solidarios con la causa del aislamiento de Rusia ante la invasión de Ucrania. Algunos prefieren actuar con prudencia o bajo el eufemismo de no hacerlo “de manera instintiva”, e incluso algunos están aprovechando para comprar valores rusos por considerar que son oportunidades que se ofrecen en este momento esperando plusvalías en el futuro.