Los intangibles aportan hasta el 80% del valor de la compañía

Las "big five" deben casi todo su valor a los intangibles

¿Cuánto diría que valen los activos intangibles de su compañía, esos que tienen que ver con la reputación corporativa, la sostenibilidad, la responsabilidad social corporativa, en definitiva, con la marca? Algunos, como la consultora Mazars creen que puede alcanzar el 80% del valor de su compañía. ¡Casi nada¡

El problema es que, así como los activos tangibles y materiales son perfectamente contabilizables y cualquier director financiero conoce su volumen, con los intangibles ocurre lo contrario: pocos en las compañías suelen ser capaces de valorarlos y otorgarles una cuantificación.

Pocos suelen ser capaces de valorar los intangibles y cuantificarlos

Pues bien, toda empresa y, en particular, los responsables financieros deben interiorizar cuanto antes esta tendencia que otorga un valor creciente a los activos intangibles, y comenzar a inventariarlos y darles su lugar preponderante en lugar de considerarlos como un elemento puramente ornamental o la guinda del pastel, de la que debe ocuparse el departamento de comunicación y, en todo caso, también el de marketing.

El mayor valor de Google está en sus intangibles

En un artículo de la publicación digital “Board Agenda”, especializada en cuestiones relativas al gobierno corporativo y aspectos estratégicos se puede leer que Alphabet, la compañía matriz y que posee las acciones de Google y el resto de sus sociedades y marcas, superó los 600.000 millones de dólares de valor de mercado.

Resulta sorprendente que la mayor aportación a la valoración de esta empresa no procede de los activos y bienes materiales -inmuebles, solares o equipos y material- que aportan un escaso valor a esta compañía. El mayor porcentaje del valor de esta compañía se concentra en factores como sus algoritmos, su capacidad y el valor de sus criterios de búsqueda, que le aportan unos datos y un conocimiento impresionante de las personas, sus hábitos y peculiaridades y, en general, de su cultura corporativa, el modo de hacer las cosas: su marca.

Las “big five” -Google, Apple, Microsoft, Amazon y Facebook- deben su valoración casi totalmente  a los intangibles

Algo parecido ocurre con las restantes compañías que integran el grupo denominado “big five” -Google, Apple, Microsoft, Amazon y Facebook-, con una contribución de sus activos intangibles casi total para su valoración.

Qué decir de compañías como Tesla, con unas valoraciones bursátiles estratosféricas, cuando apenas generan ingresos y sus abultadas pérdidas asustarían a cualquier analista tradicional. La mayor aportación para su valoración son sus expectativas, su capacidad de innovación y de adentrarse en campos apenas conocidos hasta ahora.

Board Agenda revela que la cuota de los activos intangibles en la valoración de las compañías ha ido creciendo en las últimas dos décadas y afirma que según una evaluación realizada por el especialista estadounidense en propiedad intelectual Ocean Tomo sobre el valor de los activos intangibles de las empresas del “Standard & Poor’s 500”, mientras este valor representaba en 1975 solo el 17% del valor total, esa proporción había aumentado al 84%” en 2015.

Los 5 ases del valor intangible

Board Agenda concreta la importancia de los intangibles enumerando los cinco elementos que tienen una mayor aportación al “valor oculto” de una compañía:

  1. “El propósito del negocio”. La misión original, la estrategia, los valores y los comportamientos correctos como fuente y determinante de todas las decisiones, y que debe estar presente en todas las personas y componentes clave de la compañía.
  2. La cultura dentro del negocio en sentido amplio: que actitud se adopta ante los riesgos, relación entre trabajo en equipo y responsabilidad individual y entre corto y largo plazo.
  3. Compromiso con la innovación en todas sus vertientes como factor indispensable para el éxito a largo plazo.
  4. La alineación de las personas dentro del negocio con el propósito, la estrategia y la cultura y modelo de empresa.
  5. El valor de marca, que requiere una estrategia desde la alta dirección para “proteger y nutrir la marca y crear capital social”.