Las secuelas de los “aranceles de represalia” de Trump contra todos

La sensación de riesgo crece entre los inversores a medida que se acrecientan las tensiones comerciales mundiales, especialmente en lo que se refiere a las relaciones de Estados Unidos con China, así como con la Unión Europea, y con México y Canadá, en el contexto del North American Free Trade Agreement (NAFTA) ¿Cuál será el impacto en los mercados, en la inversión y en la buena marcha de las economías?

Serias amenazas

Temores, incertidumbres y volatilidad serán las secuelas de estos conflictos de carácter comercial entre países, unas secuelas que pueden convertirse en serias amenazas para la buena marcha de las economías y deteriorar el clima de confianza empresarial y financiera en lo que resta de año y, sobre todo, en los próximos años.

Así lo ven, entre otros, los analistas de Blackrock que no rechazan que “el sentimiento del mercado pueda deteriorarse en medio de temores de una guerra comercial global”, cuyo principal protagonista está siendo Estados Unidos, imponiendo “aranceles de represalia” con la complicidad de algunos de sus aliados, y con la “revisión de acuerdos comerciales multilaterales clave y el debilitamiento de la red mundial de comercio”.

Venta global en los mercados de acciones chinas y países emergentes, debilitamiento frente al dólar; y huida a valores refugio

Aunque esta gestora global de fondos de inversión cree que la sangre no llegará al río, “que no los vemos descarrilando la expansión global”, señala algunos posibles efectos y escenarios de estas guerras comerciales, y así teme que se produzca “una venta global en los mercados de acciones, con un caída de las acciones de empresas chinas y de países emergentes (EM) y un debilitamiento de las monedas de estos EM frente al dólar; así como una huida hacia valores refugio como los U.S Treasuries y el oro”.

Las tensiones han llegado para quedarse

No sólo eso. Según esta gestora, estas tensiones comerciales han llegado para quedarse. Tendremos que acostumbrarnos a ellas, e incluso a un empeoramiento, puesto que la Administración Trump está agitando este conflicto y el sistema de comercio mundial tratando de reducir su déficit comercial.

Como prueba de ello, añaden, “Trump ha pasado de las declaraciones proteccionistas a la adopción de múltiples acciones comerciales simultáneas en cada región clave del mundo, aduciendo que Estados Unidos sufre prácticas comerciales desleales o razones de seguridad nacional”.

“Estados Unidos está en guerra comercial con todos”

“Estados Unidos está en guerra comercial con todos”, concluye Blackrock. Los desacuerdos con sus aliados tradicionales, como Canadá, la UE y Japón son cada vez mayores.

Además, a los 200.000 millones de dólares implementados vía aranceles a los productos procedentes de China, podrían añadirse otros 300.000 millones aplicados a la importación de automóviles.

Por último, aunque continúan las conversaciones, se han agudizado las tensiones en la negociación con México y Canadá sobre el NAFTA tras la propuesta norteamericana de sustituir el tratado por acuerdos comerciales bilaterales.