Las ciudades, polos para atraer inversiones en las próximas décadas

Sillicon Valley sigue a la cabeza de los hubs tecnológicos mundiales

Las administraciones públicas y, en particular, las ciudades, deberán intensificar en los próximos años su capacidad de arrastre del desarrollo económico, especialmente para atraer inversiones, crear las infraestructuras necesarias y dinamizar la innovación y la utilización de las nuevas tecnologías.

Así lo plantea un estudio realizado por PwC bajo el título “Administración 2033. La Administración invisible”. El sector público y las distintas administraciones habrán de afrontar de aquí a entonces un gran desafío de cara a la educación, el empleo y “todo lo relacionado con la competitividad de las empresas, lo que hace que las instituciones estén cambiando tanto sus prioridades como sus modus operandi”, señala el estudio.

La competencia entre ciudades y regiones para atraer inversiones es hoy una realidad

En este terreno serán fundamentales las capacidades que desarrollen las ciudades y los núcleos urbanos a la hora de atraer inversiones. La competencia entre ciudades y regiones es hoy ya una realidad, tanto en lo que se refiere a la captación de proyectos y fondos privados como de ayudas y fondos públicos.

De hecho, las administraciones locales que hasta ahora se limitaban a administrar los servicios más próximos al ciudadano sin atender a otras cuestiones que parecían ser competencia de instancias administrativas de mayor rango, han pasado a ser valoradas por sus iniciativas para “levantar” financiación y recursos con los que desarrollar nuevas infraestructuras y servicios, identificar nichos y convertirse en “hubs” que les diferencien y actúen como polos de atracción de determinados sectores y tecnologías.

“Hubs” tecnológicos

Esto es especialmente claro en los casos de los hubs tecnológicos, a través de los que algunas ciudades se han convertido en enseñas y banderín de enganche para nuevas start ups y para el talento más innovador entre los jóvenes mejor formados.

El área urbana de Silicon Valley en California se ha convertido en las últimas décadas en el paradigma de este proceso de articulación de hubs tecnológicos en torno a un área urbana, que aún hoy sigue liderando el “valle” californiano, seguido de Nueva York y Londres, como señala un artículo publicado por BBVA.

Ranking de las ciudades tecnológicas

El “2017 Global Startup Ecosystem Report”, señala los ecosistemas hub que se encuentran en las primeras posiciones, que son las zonas y ciudades que poseen más poder y repercusión mundial a nivel social y económico y establece un ranking de las ciudades con mayor capacidad para atraer nueva financiación para start ups.

Las diez primeras posiciones las ocupan

  1. Silicon Valley (San Francisco, Palo Alto, San Jose, Oakland)
  2. New York City (NYC, Brooklyn)
  3. London
  4. Beijing
  5. Boston
  6. Tel Aviv
  7. Berlin
  8. Shangai
  9. Los Angeles
  10. Seattle