El “Decálogo” de Zoido para la Bolsa en 2018

Financiación a través de la Bolsa
Financiación a través de la Bolsa

El presidente de BME, Antonio Zoido ha realizado el tradicional resumen del año 2018 en los mercados de valores que agrupa este holding, Bolsa, Renta Fija y Derivados, con el también tradicional “decálogo” en el que ha destacado que, a pesar del descenso del 13% que el  IBEX 35 acumula en el año, la capitalización del mercado bursátil se mantiene por encima del billón de euros y los flujos de capital canalizados en la Bolsa alcanzan los 14.000 millones de euros con 5 incorporaciones a Bolsa y 21 al MAB.

25.600 millones en dividendos, cifra que supera en un 3,9% a la de 2017

Junto a ello,  los accionistas, entre los que los inversores internacionales concentran el 46%, han percibido este año más de 25.600 millones en dividendos, cifra que supera en un 3,9% a la de 2017.

El presidente de BME ha querido enfatizar sobre el menor coste repercutido para quienes operan en Bolsa con la mejora de las horquillas, que en casos como el Ibex Small Cap se reduce en 20 puntos básicos.

Las Socimis protagonistas

Zoido ha señalado que el número de empresas presentes en el MAB ha superado ya la centena y que las Socimis han sido protagonistas de nuevo en 2018, con la incorporación de 19 nuevas sociedades de inversión inmobiliaria en los mercados de BME, que ya totalizan  67.

En lo que se refiere a la Renta Fija destaca el aumento de la contratación de Deuda Pública en las plataformas  SEND y SENAF, con un volumen de 190.587 millones de euros, y un incremento del 45% sobre el año anterior.

Zoido no ha eludido opinar sobre el impuesto a las transacciones financieras, la conocida “Tasa Tobin”, con una severa crítica

Por su parte el MARF “prosigue su expansión” con un volumen de nuevas emisiones entre enero y noviembre de 5.687 millones, y un alza del 56% sobre el mismo período de 2017.

Finalmente, el presidente de BME no ha eludido opinar sobre el impuesto sobre las transacciones financieras, la conocida “Tasa Tobin”, con una severa crítica por considerar que es “negativo para cimentar un desarrollo económico europeo basado en la diversificación de las fuentes de financiación, el abaratamiento de las mismas, el crecimiento del tamaño empresarial, el papel esencial de la libre asignación de capitales en los procesos de inversión y el régimen de equidad, competencia, transparencia y protección del inversor”.