BME, lanzada a combatir la deslocalización de los emisores de Deuda Corporativa

BME quiere que regresen los emisores españoles de bonos

BME, el operador de los mercados de valores españoles, ha intensificado sus iniciativas para combatir la deslocalización de las emisiones de deuda corporativa que se ha producido en la última década, y que ha llevado a muchas empresas y entidades bancarias españolas a emitir sus bonos en mercados como Irlanda, Luxemburgo u otras plazas bursátiles, con un llamamiento que ha realizado su director de mercados, Jorge Yzaguirre para que las grandes compañías españolas que emiten bonos fuera regresen al mercado de deuda corporativa español.

“Ya no hay ventajas al emitir fuera. Empresas que emitís renta fija: ¡Volved!”. Así concluye Yzaguirre el artículo que ha publicado en el diario Expansión, con un contenido y unos mensajes muy directos a los emisores españoles, explicando los esfuerzos de simplificación y homologación con esos otros mercados en los que hoy emiten algunas de nuestras compañías más destacadas, realizados por BME así como por la CNMV.

“Ya no hay ventajas al emitir fuera. Empresas que emitís renta fija: ¡Volved!”

En su artículo Yzaguirre califica de “anomalía” la situación en la medida en que lo normal sería que los emisores de deuda corporativa españoles listaran sus bonos, obligaciones u otros activos de deuda en el mercado español, mercado en el que son más conocidos y que, por otra parte, concentra la liquidez del mercado de renta variable, en el que buena parte de estos emisores cotizan.

Entre las medidas adoptadas mediante el trabajo conjunto de BME y CNMV, concretadas en diciembre, Yzaguirre destaca la reducción a tres días del plazo para los comentarios a las condiciones finales, y dos en el caso de comentarios posteriores; que ya no son objeto de revisión las condiciones finales cuando las emisiones se realizan en base a programas ya registrados en el supervisor español; y la eliminación de la obligatoriedad de establecer los cuadros estadísticos de difusión de las emisiones.

Con ello y las reformas anteriores de los últimos años, las condiciones para emitir valores de deuda corporativa en España se asimilan en su totalidad con las prácticas de otros mercados en los que actualmente están emitiendo, lo que lleva al director de mercados de BME a afirmar que con este nuevo marco operativo y legal no hay motivos para el registro de emisiones en otros reguladores o bolsas.

Con el nuevo marco operativo y legal no hay motivos para registrar emisiones en otros reguladores o bolsas

En su artículo Yzaguirre añade a estas novedades en el mercado de deuda español otras como ofrecer un mercado secundario con una negociación electrónica y multilateral a través del SEND, frente a la exclusiva negociación bilateral que se produce en la mayoría de los casos, lo cual supone un avance en la homologación y adecuación del mercado de renta fija privada a la Directiva MIFID 2, qué pretende ofrecer mayor liquidez en estos mercados y mayor transparencia de cara a los inversores.

Otras ventajas: negociación electrónica, deuda pública y MARF

A ello se suma, que en la actualidad el mercado español de deuda admite ya la negociación de la deuda pública española, con una negociación en 2017 que superó los 428.000 millones de euros; y recientemente ha admitido y admitirá emisiones soberanas de países como Alemania, Francia, Holanda, Bélgica, Italia, Austria, Portugal e Irlanda.

El director de mercados de BME recuerda asimismo las ventajas que ofrece también el MARF, un mercado de deuda corporativa para compañías medianas en expansión que tiene ya un volumen emitido de 10.400 millones de euros con un saldo vivo en torno a los 3.000 millones.

Tras enumerar estos argumentos, el director de mercados de BME, Jorge Yzaguirre termina con un llamamiento muy expresivo y una invitación para que las empresas regresen al mercado español: “Ya no hay ventajas al emitir fuera. Las que aún seguís cogiendo el avión, ¡volved! Empresas que emitís renta fija: ¡Volved!”