Albella anima a las empresas a financiarse en los mercados

Sebastian Albella, presidente de la CNMV
Sebastian Albella, presidente de la CNMV

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Sebastián Albella anima a las empresas a salir a Bolsa y a los mercados alternativos de valores para superar la excesiva dependencia de la financiación bancaria, según ha dicho en un encuentro con empresarios en Oviedo, tal como recoge el diario asturiano El Comercio.

Las ventajas son numerosas a la hora de adquirir dimensión y captar recursos para comprar activos y crecer o a la hora de ganar transparencia y visibilidad, reforzar la marca y la reputación y, en el caso de las empresas familiares, es una buena fórmula «para resolver problemas y facilitar su continuidad», ha añadido Albella.

Quitar el miedo a los mercados a la hora del crecimiento

El presidente de la CNMV ha concretado para las compañías de tamaño más pequeño las fórmulas del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) para la renta variable y el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) para las emisiones de renta fija. «Hay que quitar el miedo a los mercados a la hora de pensar en el crecimiento empresarial», resumió.

El potencial del MARF para empresas medianas

También Federico Silva, socio y director de Renta Fija de Beka ha destacado el potencial del MARF para la financiación de las empresas de tamaño medio mediante la emisión de pagarés, bonos y obligaciones u otros valores que representen deuda, con más de 3.000 millones de euros en emisiones desde su creación en 2013, en un artículo en El Economista.

Silva enfatiza las escasas trabas burocráticas y plazos de emisión de este mercado, con una regulación simplificada y un proceso de admisión más sencillo que en los mercados ya existentes de renta fija.

Ventajas del MARF: menores trabas burocráticas y CLÁUSULAS que la banca, sencillez y estructuras flexibles

“Entre las múltiples ventajas propias de la financiación en los mercados de bonos encontramos, añade, entre otras, la diversificación de fuentes de financiación, la posibilidad de acceder a estructuras de financiación flexibles, beneficiarse de un clausulado menos rígido que el tradicional bancario. Por otra parte, este mercado también promueve el acceso a financiación a plazos largos (5,7 o incluso 10 años) y con vencimientos “bullet” (único a vencimiento) con los beneficios que ello supone en la gestión del cash flow, la posibilidad de escalonar vencimientos, la mejora en la posición negociadora con los bancos y, en definitiva, la mejora en la imagen de la compañía y su visibilidad ante el mercado”.

El perfil del candidato al MARF

El directivo de Beka precisa, “a grandes rasgos el perfil de una compañía emisora en MARF, que sería el de una empresa que busca crecer, diversificar sus fuentes de financiación, extender plazos de financiación, o soluciones a medida. Así, las empresas que quieran emitir en el MARF deben contar con un sólido negocio, se valorará que esté geográficamente diversificado, tener un Ebitda superior a 10 millones de euros, y unas ratios de apalancamiento (post operación) inferiores a 4 veces deuda financiera neta sobre Ebitda. Por último, esta combinación de factores debería traducirse en una calificación crediticia (rating) superior a BB, que consideramos casi indispensable para garantizar el éxito de la operación”.

Federico Silva platea también como fórmula de financiación alternativa una financiación bilateral en formato directo (direct lending) con un hedge fund especializado.