Son ya 400 emisores de Bonos Verdes y Sostenibles, en 30 divisas y 50 países

Bonos verdes y sus ventajas
Bonos verdes

La Intenational Capital Markets Association (ICMA), que acaba de hacer pública una actualización de los principios que, a su juicio debe cumplir cualquier emisión de Bonos Verdes para ser considerada como tal, revela un balance de bonos verdes sociales y de sostenibilidad según el cual hasta este momento han sido más de 400 los emisores que han emitido este tipo de activos de deuda, en más de 30 divisas y en 50 países distintos.

Según esta asociación, el 85% de estas emisiones en el mercado de bonos verdes se alinearon con los principios de ICMA, a lo que se suma ahora el mercado de créditos verdes, de más reciente desarrollo, que desde marzo bien guiándose por los “Principios de Préstamos Verdes”, unos principios similares, lanzados por la LMA y APLMA con el apoyo de ICMA.

Se suma el mercado de créditos verdes, de más reciente desarrollo, con sus “Principios de Préstamos Verdes”

Todo ello supone un paso más en el establecimiento de un catálogo de buenas prácticas y una definición más ajustada de los bonos verdes y el mercado de financiación verde y sostenible, de cara a un mejor etiquetado de los mismos y una información más adecuada para inversores y para la comunidad financiera.

Servicios de acreditación

Junto a ello, ICMA aporta otros documentos relativos a quienes prestan servicios de acreditación externa en relación con los ODS y una categorización de proyectos elegibles que están de acuerdo con el interés de los inversores y del mercado en general en relación especialmente con dichos objetivos.

Se aportan, además, nuevas pautas de cara al informe de impacto de los bonos sociales, con el fin de facilitar y agilizar dichos informes, todo ello con arreglo a las contribuciones de la comunidad de operadores de este mercado que están integrados y apoyan estos principios de ICMA.

Nuevas pautas para facilitar y agilizar los informes de impacto de los bonos sociales

Tras esta nueva revisión, se establecen novedades, entre ellas, el establecimiento de cinco objetivos de carácter ambiental de especial importancia como son todo lo relativo al cambio climático y la lucha contra este cambio climático, la adaptación al cambio climático, la conservación de los recursos naturales, la biodiversidad y la conservación, prevención y control de la contaminación.

Referencia a entidades de “etiquetado”

Asimismo, se han establecido una serie de referencias a iniciativas nacionales e internacionales que generan o que producen calificaciones y etiquetados.

También un mayor detalle de las características de las poblaciones que pueden beneficiarse de los proyectos sociales, así como una mayor definición de los servicios de acreditación de las emisiones y una nueva plantilla para quienes realizan esta actividad.