El temor a la inflación trae de nuevo la volatilidad a los mercados

Sede del Departamento del Tesoro USA

Se ha reforzado en las últimas semanas el temor a un aumento de la inflación y sus consecuencias en la política monetaria americana y europea, que sorprendan con una retirada más rápida de lo previsto de los estímulos monetarios y un regreso más urgente a la normalización, así como una anticipación de las subidas de tipos previstas.

Como señala el último informe de estrategia de Banca March, con ello, vuelve la volatilidad a los mercados, “la gran ausente de las bolsas durante todo el año pasado”.

Los salarios americanos parecen haber sido el catalizador de esta nueva tendencia, con un crecimiento de casi el 3% interanual en los salarios por hora trabajada, el nivel más alto desde la crisis, si bien Banca March matiza que se trata de algo circunstancial, debido al menor número de horas trabajadas y no a una aceleración general en los niveles salariales.

Banca March considera que puede tratarse de una sobrereacción

A juicio de estos analistas, puede tratarse, por tanto, de una reacción excesiva y hasta cierto punto injustificada en la medida que las cifras de inflación se mantienen contenidas en la zona euro y otras economías relevantes como la china o la brasileña, incluso por debajo de lo esperado.

La sobrerreacción de las últimas semanas ha dejado su huella en los mercados de renta fija, especialmente en la deuda soberana americana ya que los bonos del Tesoro a 10 años han repuntado 16 p.b., generando pérdidas del 0,75% en el índice americano de deuda pública. También se ha notado la perdida en el índice de préstamos si bien no se ha reflejado en un aumento de la prima de riesgo a las empresas.

La volatilidad continuará este año en los mercados ya que seguirá el temor a la inflación

A pesar de restar importancia a la reacción vivida por los mercados en las últimas semanas, Banca March no deja de advertir que la volatilidad continuará a lo largo del año en los mercados ya que seguirán las reservas y el temor a un aumento de la inflación.

Como conclusión para la evolución de los mercados, el banco mallorquín apuesta por una sostenimiento de los precios en la renta variable, alentados por la buena marcha de las empresas y de los beneficios y concentra el riesgo en la renta fija, especialmente la deuda soberana.