Presiones sobre las entidades financieras para medir los riesgos climáticos

Andrew Quomo, Gobernador del Estado de Nueva York
Andrew Quomo, Gobernador del Estado de Nueva York

Crecen en Estados Unidos las presiones de las autoridades regionales de algunos estados para que las entidades financieras sean más rigurosas en el análisis financiero de los riesgos climáticos y sus consecuencias para el sector financiero. La agencia responsable del sector financiero en el Estado de Nueva York (Department of Financial Services (NYDFS) se convierte en el primer regulador estadounidense en pedir a través de una carta a las instituciones financieras bajo su regulación y supervisión que integren los riesgos financieros relacionados con el cambio climático en todas sus estrategias y procesos.

Esta iniciativa del Estado de Nueva York, cuyo Gobernador es Andrew Quomo, manifiesta que “espera que todas las organizaciones reguladas comiencen a integrar los riesgos financieros del cambio climático en sus marcos de gobierno, procesos de gestión de riesgos y estrategias comerciales”.

Deben designar un miembro del consejo como responsable de la evaluación y gestión de los riesgos financieros del cambio climático

Más aún, señala textualmente que “las organizaciones reguladas deben designar un miembro del consejo, un comité de la junta (o una función equivalente), así como una función de alta dirección, como responsable de la evaluación y gestión de la organización de los riesgos financieros del cambio climático. Esto debe incluir una evaluación de riesgos de toda la empresa respecto al cambio climático y sus impactos en los factores de riesgo, como riesgo crediticio, riesgo de mercado, riesgo de liquidez, riesgo operativo, riesgo de reputación y riesgo de estrategia”.

Hoja de ruta para un futuro más sostenible

“Al trabajar con la industria y entablar un diálogo sobre este grave problema, estamos creando una hoja de ruta para un futuro más sostenible”, dijo Linda Lacewell, superintendente de servicios financieros de Nueva York, en un comunicado de prensa.

“El cambio climático está ocurriendo ahora y tenemos que tomar medidas para administrar los riesgos financieros ahora”, añadió la Lacewell. “Queremos asegurarnos de que cada institución esté gestionando sus propios riesgos individuales del cambio climático, que es fundamental para la seguridad y solidez de la industria de servicios financieros. Al trabajar con la industria y entablar un diálogo sobre este grave problema, estamos creando una hoja de ruta para un futuro más sostenible “.

Además, NYDFS espera que todas las organizaciones reguladas comiencen a desarrollar su planteamiento para la divulgación de los riesgos financieros relacionados con el clima.

La recomendación del DFS se extiende a otros no depositarios regulados para que realicen una evaluación de riesgos de los riesgos físicos y de transición del cambio climático, ya sea con un impacto directo o indirecto debido a las consecuencias disruptivas del cambio climático en las comunidades a las que sirven y en sus clientes.

La huella de carbono anual de la energía consumida por la red de Bitcoin es la misma que Nueva Zelanda y equivalente al uso de electricidad de Venezuela

La carta se refiere en concreto  a casos como el de la criptomoneda Bitcoin al afirmar que algunos reciente estudios recientes estiman que el consumo de energía de la red de Bitcoin representa una huella de carbono equivalente a la huella anual de carbono de Nueva Zelanda y equivalente al uso de electricidad de Venezuela, por lo que la extensión del uso de las monedas virtuales obliga a considerar el tipo de fuente de energía utilizada para extraer, almacenar, comerciar y rastrear monedas virtuales y considerar cómo el uso de energía encaja con sus objetivos de sostenibilidad.