OCDE recomienda reforzar los impuestos sobre el uso de la energía

Mapa con los países emergentes

La OCDE recomienda en un reciente informe reforzar los impuestos sobre el uso de la energía y utilizar las subvenciones, especialmente en los países en desarrollo y emergentes que podrían aumentar los ingresos públicos por esta vía al tiempo que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación del aire.

El informe con esta propuesta surge tras examinar los impuestos sobre la energía en 15 economías en desarrollo y emergentes de África, Asia y América Latina y el Caribe y concluye que estos países podrían generar ingresos equivalentes al 1% del PIB si establecen unas tasas de carbono para combustibles fósiles equivalentes de 30 euros por tonelada de CO2.

Podrían generar ingresos equivalentes al 1% del PIB con tasas de carbono para combustibles fósiles

Los 15 países estudiados son Costa de Marfil, Egipto, Ghana, Kenia, Marruecos, Nigeria y Uganda en África; Filipinas y Sri Lanka en Asia; y Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Jamaica y Uruguay en América Latina y el Caribe. Ninguno de los países es un emisor elevado, y todos han mostrado interés en la reforma de los impuestos y subsidios energéticos.

Triple objetivo

OCDE considera que una política fiscal que refuerce estos impuestos contribuiría a un “triple objetivo: descarbonización, movilización de ingresos nacionales y acceso a energía asequible”; y supondría para los países emergentes una importante inyección de ingresos públicos que ayudarían a la recuperación tras la crisis del COVID-19.

En los 15 países estudiados, señala el informe, el 83% de las emisiones de CO2 relacionadas con la energía están totalmente libres de impuestos, si bien matiza que cinco de los 15 países no utilizan carbón y el uso de energía eólica y solar está creciendo rápidamente.