Más bonos verdes soberanos y más iniciativas del sector público

Los retos de los bonos verdes

El creciente apoyo del sector público a los bonos verdes es el primero de los factores que CBI destaca en su informe sobre la evolución de los bonos verdes en el primer semestre de 2018, con un crecimiento de la emisión de bonos verdes soberanos, junto con las nuevas directrices e incentivos de los gobiernos, o las iniciativas de los bancos centrales en este terreno. En la primera mitad del año, la emisión global de bonos verdes ha sido de 74.600 millones de dólares, con  un aumento del 4% respecto al mismo período de 2017.

Se trata de un crecimiento que, según CBI requiere mayor apoyo del sector público si se quiere dar cumplimiento al objetivo de llegar al billón de dólares en 2020.

Se requiere mayor apoyo del sector público para cumplir el objetivo del billón de dólares en 2020

Precisamente, desde el sector público durante el presente año se han estrenado en el mercado de bonos verdes países como Indonesia, Bélgica y Lituania, al tiempo que otros países dan continuidad a emisiones anteriores como en el caso de Polonia, con un segundo bono verde de 1.200 millones de euros; y Francia, que ha efectuado una nueva emisión hasta alcanzar un volumen total emitido de 14.800 millones de euros. Hong Kong y Kenia, por su parte, han anunciado sendas emisiones de bonos verdes soberanos.

Entre las iniciativas públicas, CBI destaca la Guía de bonos verdes de Perú y las directrices publicadas por Chile, junto con el lanzamiento de un “segmento de bonos verdes y sociales” en la Bolsa de Santiago; así como las normas contenidas en el Programa Kenia Green Bond, y las previsiones de que el supervisor de los mercados de Nigeria finalice su regulación sobre bonos verdes antes de fin de año.

La UE ha creado un Grupo de Expertos para avanzar en la clasificación de las finanzas sostenibles y el etiquetado de los bonos verdes

En el ámbito europeo CBI destaca la creación por la UE de un Grupo de Expertos Técnicos (TEG) para avanzar en la clasificación sobre finanzas sostenibles y el etiquetado de los bonos verdes, y dar seguimiento a su plan de acción sobre finanzas sostenibles anunciado en marzo, y las tres propuestas legislativas que siguieron.

Incentivos para los bonos verdes

El mercado de bonos verdes necesita un mayor esfuerzo de las administraciones públicas para convertirse en un segmento relevante en el ámbito de la financiación global y contribuir al desarrollo de los numerosos proyectos que tratan de combatir el cambio climático o generar una economía y un sistema empresarial más humano, mas honesto y más transparente (Retos de los bonos verdes).

En este sentido, CBI señala el “Esquema de concesión de bonos verdes” que ha puesto en marcha Hong Kong durante tres años, que proporcionará hasta 800 millones de HKD (102.000 millones de dólares) en incentivos para los emisores, así como la propuesta realizada por la Autoridad de Mercados de Capitales (CMA) de Kenia  al Tesoro de aquel país para ampliar la exención tributaria actual para los bonos verdes.

Los bancos centrales arriman el hombro

En un contexto multilateral los 16 bancos centrales que actualmente conforman la Red para la Ecologización del Sistema Financiero (NGFS) han decidido coordinar sus acciones para gestionar los riesgos relacionados con el clima y han establecido una estructura de gobierno y un plan de trabajo enfocados en 3 áreas de trabajo: supervisión, macrofinanzas e integración de finanzas verdes.

Por su parte, el Banco Popular de China ha introducido explícitamente los bonos verdes en sus políticas colaterales y macroprudenciales, con el objetivo de incentivar los préstamos verdes de los bancos.