La financiación empresarial en los Presupuestos Generales para 2018

Libro Amarillo del PGE 2018

El apoyo al crecimiento económico y la creación de empleo figuran entre los tres objetivos declarados por el Gobierno en su Proyecto de Presupuestos Generales para 2018, pero sin apenas referencias prácticas a la financiación empresarial y al impulso de iniciativas para crear marcos innovadores, que no pasan de ser declaraciones genéricas.

El gobierno parece mucho más interesado en demostrar la orientación “social” del presupuesto en términos de gasto que en promover las reformas e inversiones necesarias para facilitar la creación de nuevas empresas y nuevos proyectos.

El gobierno, mucho más interesado en la orientación “social” del gasto que en las reformas para facilitar nuevos proyectos

El denominado “Libro Amarillo de los PGE 2018” que contiene las líneas principales del presupuesto parte del encuadre de nuestro país en un “contexto económico favorable, caracterizado por el robusto y equilibrado crecimiento de la economía española”.

En este contexto, el cuadro macroeconómico previsto otorga al PIB real un incremento del 2,7% en 2018, superior al de las principales economías de la zona euro”, y del 4,3% en términos nominales, mayor que en 2017.

El desempleo se reduciría a final de año al 15,5%, después de crear 450.000 empleos.

Todo ello permite, según las previsiones del Libro Amarillo, que el déficit se redujera al 2,2% del PIB, “lo que permitirá que España salga del Procedimiento de Déficit Excesivo, hito que reforzará la estabilidad y credibilidad de nuestra economía”.

El crecimiento estimado permite una optimista previsión de recaudación total de € 233.508 millones

El crecimiento estimado permite también una previsión optimista de los ingresos públicos que el Gobierno sitúa en 233.508 millones de euros de recaudación total y un incremento de los ingresos tributarios del 6% respecto a la recaudación de 2017.

Las actuaciones en sectores productivos

A pesar de la citada falta de atención a la financiación empresarial en términos específicos, asi como de la excesiva complacencia respecto del proceso de consolidación fiscal y sobre las reformas emprendidas en el pasado, sin apenas expresar las que podrían acometerse en el futuro, y un exagerado optimismo sobre la evolución de la demanda interna y externa que no tiene en cuenta los abundantes riesgos geoestratégicos e incertidumbres que planean en estos momentos sobre la mayoría de las economías, el citado documento resume algunas de las actuaciones del Estado en los sectores productivos.

En este terreno, “los créditos para el año 2018 ascienden a 29.650 millones de euros, que supone un incremento del 7,2% respecto del 2017”.

Aumentan las inversiones en infraestructuras e Investigación y Desarrollo

El Gobierno ha querido destacar sus actuaciones en materia de infraestructuras, “que aumenta un 16,5% con 5.676 millones de euros, y, por otro, la política de Investigación, Desarrollo e Innovación que se eleva a 7.044 millones de euros, con un incremento del 8,3%”.

El sector Agricultura Pesca y Alimentación recibe 7.511 millones de euros; Industria y Energía, 5.768 millones; y Comercio, Turismo y PYME, 900 millones.