A la busca del líder sostenible

Líderes sostenibles
Líderes sostenibles
Juan Carlos Villanueva (*)

A la busca del líder sostenible. La marea verde y la concienciación creciente sobre la sostenibilidad se está trasladando también a la búsqueda de líderes empresariales con un perfil altamente sostenible. Pues bien, si quiere que los head hunters le consideren como tal, debe abandonar la visión cortoplacista y mirar hacia el largo plazo, debe acostumbrarse a romper la resistencia al cambio, al “ésto no se ha hecho nunca así”, y debe ser el primero en remangarse para combatir las desigualdades internas y externas y ofrecer soluciones empresariales que satisfagan a sus clientes y a sus accionistas, pero también al conjunto de la sociedad y la ciudadanía. Convénzase de que esta visión es la que reportará mejores resultados financieros a su empresa.

Preguntas a hacer para asegurar una inversión sostenible. Se siente bombardeado con artículos e informaciones sobre inversiones y fondos de inversión Verdes. Pero, probablemente, usted se pregunta cómo saber sí la empresa o los bonos en qué le plantean invertir cumplen los requisitos de sostenibilidad, o simplemente su propósito sostenible es puro maquillaje. Le dejo aquí algunas preguntas que puede hacerse: ¿Cuán ambiciosos son los objetivos de la empresa? ¿Qué plazo maneja para cumplirlos? ¿Dice que está reduciendo sus emisiones de CO2, pero ¿cuál es el origen de la electricidad que consume? ¿Qué requisitos impone a sus proveedores? ¿Cómo avanza en la igualdad de género? ¿Cuál es su brecha salarial entre hombres y mujeres y entre sus directivos y empleados de menor rango? ¿Realiza declaraciones públicas comprometiéndose? ¿Tiene conflictos laborales frecuentes? ¿En qué invierte su tesorería? ¿Cuál es su estilo al hacer lobby? ¿Colabora con entidades o asociaciones sostenibles?¿Reclama una calificación sostenible de las agencias especializadas? ¿Tiene inversores verdes y sostenibles entre sus principales accionistas?

Amazon ha comprado los derechos del nombre de la cancha de baloncesto Key Arena en Seattle para llamarlo Climate Pledge Arena, y que otras empresas se animen a ello

Preste su marca para hacer marketing a favor de la sostenibilidad. Amazon ha sido la primera o de las primeras en hacerlo al comprar los derechos del nombre del pabellón de baloncesto Key Arena en Seattle, actualmente en obras, para llamarlo Climate Pledge Arena, como parte de su estrategia de sostenibilidad. Esta iniciativa confirma la estrategia del gigante de la distribución tras su reciente lanzamiento de The Climate Pledge Fund, un fondo de capital riesgo que canalizará 2.000 millones de dólares iniciales hacia empresas que desarrollen tecnologías sostenibles en sectores como el transporte y la alimentación. Amazon pretende con el nuevo nombre de esta cancha de baloncesto de Seattle dar visibilidad a este propósito para que otras empresas se animen a ello. En España, Iberdrola parece haberse lanzado también a este ruedo con el patrocinio del futbol y los deportes femeninos, en pos de una mayor visibilidad de la necesaria igualdad de género, como complemento de su larga apuesta por la energía y la financiación sostenible.

Espaldarazo a los bonos vinculados a la sostenibilidad. ICMA acaba de publicar sus principios relativos a los “Sustainable linked bonds”, (bonos ligados a la sostenibilidad) que pueden participar del mercado de bonos sostenibles sin necesidad de cumplir los exigentes requisitos de los bonos verdes, con solo ligar alguna de sus variables a unos objetivos preestablecidos, normalmente el cupón, con una prima o una penalización en función de su logro. BBVA asegura que la guía de ICMA contribuirá a un aumento de este tipo de bonos, comenzando por emisores con historial sostenible o cierta experiencia en el mercado de bonos verdes, y, por tanto, mas notoriedad entre inversores ESG, para extenderse a emisores nuevos “para quienes la emisión de bonos sostenibles tradicionales no es viable o tiene poco interés”.

La UE concentra ya el 45,4% del total de bonos verdes emitidos en el planeta

El liderazgo de la UE en bonos verdes y sostenibles fortalecerá el euro. Cuando alguien pregunta cuál es el valor refugio del dinero y las inversiones en épocas de crisis y de incertidumbre las respuestas son dos invariablemente: el oro y los Bonos del Tesoro norteamericano en dólares. La fortaleza de estos dos activos podría tener, sin embargo, un competidor en el euro gracias al avance de la financiación sostenible en la región europea y por la vocación de liderazgo que la Unión Europea con su presidenta a la cabeza, Ursula Von der Leyen viene manifestando en lo que se refiere a esta cuestión, a su desarrollo normativo y regulatorio, a la taxonomía y los estándares relativos a los bonos verdes y los nuevos programas de inversión enmarcados en el “new green deal” europeo. La divisa europea se ha convertido en un reclamo para emisores de bonos verdes, tanto para los residentes como no residentes en la Unión hasta el punto de que concentra ya el 45,4% del total de bonos verdes emitidos en el planeta, según datos del Banco Central Europeo (BCE). A final de 2019 las emisiones de bonos verdes constituían el 9% de los bonos en euros, de los que el 30% están emitidos por instituciones no residentes en la UE, mientras apenas superaban el 2% del total de los bonos en dólares.

Resurge la idea de un banco público verde. No es nuevo. En Estados Unidos la propuesta de crear un banco público verde o climático viene de varios años atrás entre los prescriptores más comprometidos y con el apoyo, entre otros de Bernie Sanders, el defenestrado candidato demócrata a las elecciones norteamericanas próximas. Sin embargo, la crisis del coronavirus y su impacto económico ha hecho resurgir la propuesta de una entidad prestamista especializada que se centre en las energías renovables y la construcción energéticamente eficiente y en impulsar el empleo que estos sectores que tras la destrucción de empleo en este segmento que la pandemia ha generado. En Estados Unidos algunos lo cifran en 600.000 trabajadores. Ese banco verde podría llegar a canalizar 30.000 millones de dólares en 5 años y crear más de 80.000 empleos al año. Estados Unidos cuenta ya con varios bancos verdes, de reducida dimensión, como el Green Bank Connecticut, especializado en créditos para instalaciones solares en hogares y oficinas y sistemas de iluminación y calefacción energéticamente eficientes, un modelo que se ha extendido por todo el país. Este banco ha anunciado para mediados de julio una miniemisión de bonos verdes para financiar este tipo de proyectos que denomina “Green Liberty Bonds”, con una rentabilidad en torno al 5%.

La CNMV recomienda impulsar la igualdad de género e información más clara de la remuneración de consejeros

La CNMV potencia la igualdad de género y la información de retribuciones en su reforma del Codigo de Buen Gobierno. La reforma del Código de Buen Gobierno de las sociedades cotizadas que acaba de realizar la CNMV tras 5 años desde su aprobación introduce nuevas recomendaciones en cuanto a la mayor presencia de las mujeres en los órganos de Gobierno, otorga mayor relevancia de la información no financiera y la sostenibilidad, propone más atención a los riesgos reputacionales y en general no financieros, y anima a una información más clara sobre la remuneración de consejeros. Esperemos que no se necesiten otros cinco años para seguir adecuando este código a las realidades del mercado y la sociedad. El supervisor de los mercados financieros españoles quizá pueda plantearse una actualización más regular, quizá anual, con los aspectos que en cada momento requieran una mayor atención y actualización.

Además,

Fannie Mae ha sido reconocida como la mayor emisora de bonos verdes del mundo por tercer año consecutivo, con emisiones por 22.800 millones de dólares en 2019.

-Con el fin de establecer un Estándar de Bonos Verdes de la UE, la Comisión Europea ha lanzado una consulta específica que estará abierta hasta el viernes 2 de octubre de 2020. El objetivo de esta consulta pública es recopilar los puntos de vista y opiniones de las partes interesadas para fijar este estándar.

-La eólica marina, el nuevo Eldorado renovable.
-BYD, el sueño eléctrico chino para combatir a Tesla.
Alemania promete para septiembre su primer bono sindicado verde.

(*) Cuestiones para reflexionar si estamos en la línea correcta hacia unas finanzas y un futuro sostenibles