ESMA advierte de los riesgos de los ICO

Los ICOs como fuente de financiación

La Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA por sus siglas en inglés) ha alertado sobre los denominados ICO (Initial Coin Offering) y los riesgos que comportan a la vista del “rápido crecimiento de los ICOs en todo el mundo”.

El regulador y supervisor europeo avisa a inversores y empresas de “los altos riesgos que están asumiendo al invertir en ICO”, y muestra su preocupación ante la posibilidad de que las empresas que participan en ICO puedan llevar a cabo sus actividades sin cumplir con la legislación pertinente aplicable de la UE.

ESMA afirma que los inversores pueden perder todo su capital

Respecto de los inversores, ESMA “alerta del alto riesgo de perder todo su capital invertido, ya que las ICO son inversiones muy especulativas y de alto riesgo. El precio de la moneda es generalmente extremadamente volátil y es posible que los inversores no puedan canjearlos durante un período prolongado”.

Además, añade el riesgo que supone que algunos ICOs “pueden quedar fuera del alcance de las leyes y regulaciones de la UE, en cuyo caso los inversores no pueden beneficiarse de la protección que proporcionan estas leyes y regulaciones”. Finalmente, se refiere a la posibilidad de que algunas ICOs puedan verse afectadas por fraudes o lavado de dinero.

Empresas reguladas: cumplir la legislación

En relación a las empresas que puedan participar en un ICO, ESMA informa de que si se trata de empresas sometidas a regulación “deben cumplir con la legislación pertinente, que incluye, por ejemplo:

  • La Directiva de folletos,
  • La Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros (MiFID),
  • La Directiva de Administradores de Fondos de Inversión Alternativos (AIFMD); y
  • La Cuarta Directiva Antilavado de Activos”.

ESMA considera que los ICOs son “una forma innovadora de recaudar dinero del público, utilizando monedas o tokens. En una ICO, una empresa o individuo emite monedas o fichas y las pone a la venta a cambio de monedas fiduciarias, como el euro o, con mayor frecuencia, monedas virtuales, como Bitcoin o Ethereum”.