“De vuelta al 2% (de inflación)”. ¿Dónde? Reino Unido. Según el banco de inversión alemán Berenberg, “la inflación en el Reino Unido se ha moderado lo suficiente como para que el Banco de Inglaterra (BoE) siga adelante con un primer recorte de tipos de 25 puntos básicos en agosto”.

La entidad alemana pronostica que el Banco de Inglaterra es probable que realice una serie de recortes adicionales para reducir los tipos del 5,25% actual al 3,5%, a mediados de 2025.

Esto supondría llevar la inflación una disminución tan rápida como su explosión al alza hasta llegar a “su exorbitante máximo del 11,1% interanual en octubre de 2022”.

En mayo, la tasa de inflación medida por el índice de precios al consumo (IPC) volvió al objetivo del 2,0% interanual, como esperaba el consenso de Reuters, frente al 2,3% de abril. La inflación subyacente también retrocedió aún más, hasta el 3,5% en mayo desde el 3,9% en abril.

El secreto de esta favorable evolución se encuentra, a juicio de Berenberg, en “la reducción del límite de precios de la energía, que está contribuyendo sustancialmente a reducir las tasas de inflación.