Riesgo de pinchazo de la burbuja de la deuda de Estados Unidos

Para cuando el pinchazo de la Deuda Pública norteamericana

Crece el número de analistas, instituciones y think tanks que muestran sus reservas e incertidumbres en cuanto a la posibilidad de que esté cocinándose y larvándose un nuevo período de recesión, que podría preanunciarse con una ralentización del crecimiento en 2019 y 2020. Las reservas se extienden también a otros ámbito como los mercados de deuda sobre los que ya se vienen extendiendo ciertos nubarrones desde hace tiempo.

La deuda pública norteamericana ha crecido en los últimos años hasta cerca de 22 billones de dólares, el 137% del PIB

En este contexto, no puede extrañar que ahora se ponga sobre el tapete la posibilidad de un riesgo de estallido o pinchazo de la deuda norteamericana, la pública y la privada. Según un analisis de la web howmuch, que cita informes del Federal Reserve Bank of New York’s Center for Microeconomic Data, la deuda pública norteamericana está creciendo de forma constante en los últimos años hasta acercarse a los 22 billones de dólares, lo que supone el 137% del PIB, situándose en el top de los niveles de endeudamiento público de cualquier otro país, lo que llevaría a preguntarse “cuánto falta para que estalle la burbuja de la deuda de Estados Unidos”.

Pero no sólo es la deuda pública norteamericana la que está creciendo de forma peligrosa sino también la deuda de los hogares, como también señala how much, endeudamiento que ha estado creciendo de forma consistente durante 16 trimestres consecutivos, es decir, 4 años seguidos desde el 2014.

La deuda de los hogares también ha crecido durante 16 trimestres consecutivos, 4 años, desde 2014

La citada web aporta una infografía muy reveladora, detallando los ámbitos en los que los ciudadanos norteamericanos concentran su endeudamiento: las hipotecas y los prestamos estudiantiles.

Vuelven las hipotecas subprime

Lo más significativo es que muchos norteamericanos están endeudándose en exceso y eso se está reflejando en el aumento de la morosidad y, en particular, en los préstamos de mayor riesgo como las célebres hipotecas subprime que fueron el catalizador de la anterior crisis financiera; y entre los préstamos para estudiantes, cuya tasa de morosidad supera ya el 10%. Algo parecido está comenzando a ocurrir en el sector del automóvil donde aumentan los impagos de unos ciudadanos americanos que han optado en los últimos años por los SUV y automóviles de gran volumen contra la tradicional costumbre de compra de automóviles más asequibles.