Los bonos verdes y sostenibles europeos vencen a los americanos

Informe de Barclays sobre la sostenibilidad en los bonos corporativos

La dimensión verde y sostenible de la deuda y los bonos corporativos tiene una traducción directa en las ventajas que obtienen sus emisores, no sólo por la prioridad que los inversores comienzan a conceder a este tipo de bonos sino porque logran obtener menores costes en el proceso de emisión, según revela un informe de Barclays recientemente realizado.

El informe pone también de manifiesto que estas ventajas son aún mayores en el área de la Unión Europea (UE) que en la economía norteamericana.

La dimensión verde y sostenible de los bonos corporativos aporta menores costes en el proceso de emisión

El avance de la financiación verde y sostenible se manifiesta en un creciente apetito de los inversores por este tipo de activos de deuda que respaldan y canalizan los recursos hacia proyectos relacionados con la lucha contra el cambio climático, la protección del medioambiente y la descarbonización de la economía, así como la defensa de los derechos de los ciudadanos y de la sociedad civil y los avances en el gobierno corporativo y la responsabilidad empresarial.

Los criterios ESG dirigen la inversión

De ahí que los denominados criterios ESG (Environmental, Social and Governance) se estén convirtiendo en una referencia para los gestores de fondos y para los inversores particulares, también en el terreno de los bonos corporativos, dirigiendo parte de los recursos y patrimonio de sus carteras, particularmente, hacia los bonos verdes y sostenibles en sus diferentes versiones o modalidades.

El nuevo informe de Barclays es tajante en cuanto a las ventajas de la inversión en bonos con criterios ESG en términos de rentabilidad y afirma que “a lo largo de los casi nueve años de nuestro período de estudio en los mercados de crédito del dólar y el euro con bonos con grado de inversión, las carteras de alto ESG superaron a las de bajo ESG”.

Las carteras de alto ESG superaron en rentabilidad a las de bajo ESG

Barclays ha recordado con motivo de la difusión de este último informe que ya el anterior informe de 2016 titulado Sustainable investing and bond returns, sobre la relación entre la inversión sostenible y los bonos, había encontrado que la opción de los emisores “con altas calificaciones ESG puede generar retornos positivos en las carteras de bonos corporativos con grado de inversión (Investment Grade) en dólares estadounidenses”.

El informe que ahora ha realizado el banco británico ha comprobado que el interés por la financiación sostenible sigue creciendo, pero concreta aún más y se concentra en el área de la UE para comprobar también la ventajosa relación de rentabilidad que existe para quienes invierten en bonos verdes y sostenibles o sociales dentro de la UE.

Los bonos sostenibles europeos baten a los americanos

Más aún, resulta revelador que el nuevo informe demuestre que Europa gana a Estados Unidos en materia de inversión sostenible ya que los bonos de sus empresas obtienen una mejor calificación en relación con los criterios ESG, con una mayor predisposición de los inversores europeos a primar este tipo de activos, lo que se traduce en unas mayores ventajas para los emisores de bonos verdes o sostenibles europeos frente a los norteamericanos en términos de coste de emisión.

El informe pone de manifiesto, asimismo, que también el segmento de bonos de alto rendimiento (high yield) se ha beneficiado de una mejor calificación en términos ESG durante toda la última década, a pesar de su menor calidad crediticia respecto de los bonos con grado de inversión.

Los criterios ESG benefician también a los bonos high yield

Aporta también información valiosa en cuanto a la relación de los criterios ESG con los bonos corporativos en función del sector del emisor, ya que, por ejemplo, los criterios de gobierno corporativo tienen un especial peso y dimensión en el sector bancario; y el sector de la energía es que prima la rentabilidad de los bonos.