La Cumbre financiera de Jackson Hole es el evento más relevante de la semana que comienza, con la intervención de Jerome Powell a final de la semana, pero no es el único foco de atención ya que son numeroso los informes que verán la luz y que pueden sellar las amenazas de recesión global para el otoño e invierno. Los datos que conozcamos de Alemania esta semana pueden resultar claves.

La vuelta de vacaciones puede atragantarse a la mayoría de los analistas. La semana que entra puede ser definitiva para conocer las deriva de las economías mundiales, comenzando por la europea, y, con ello, lo que nos espera en los próximos meses o trimestres y si la recesión llega a Europa en medio de unos precios de la energía desbocados, una inflación disparada y unos tipos al alza.

Los mensajes que los jefes de los bancos centrales, en particular el de la FED, Jerome Powell que intervendrá en Jackson Hole al final de la semana se unirán a los datos de demanda, producción y confianza de los consumidores, especialmente en Alemania, para tener una idea más clara sobre el riesgo de recesión en Estados Unidos, en Europa y, por ello también en nuestro país, un tanto anestesiado por el boom turístico de los últimos tres meses, y las perspectivas de endurecimiento de las políticas monetarias.