¿Pueden aguantar los directores financieros de las pymes sin subir los precios?

Pymes en riesgo
Pymes en riesgo

 

¿Cuánto podrá aguantar su empresa sin subir los precios, si aún no lo ha hecho, especialmente si es una pyme? Si es así, es una rara excepción ya que más de la mitad ya han subido los precios y los que quedan está pensando hacerlo. La inflación ha calado y los datos de marzo hacen prever un año 2021 marcado por una escalada de precios que acabará trasladándose a buena parte de los negocios.

Subir precios no es plato de buen gusto para ningún empresario ni responsable financiero pero las alternativas al enorme aumento de costes que la inflación está provocando pueden ser aún mas dolorosas: recortes de empleo, más o menos duraderos; o acudir al endeudamiento.

Lo que muchos afirmaban hace pocos meses que sería una coyuntura transitoria, un proceso circunstancial de inflación, se ha convertido en un gran desafío para la marcha de muchos negocios e incluso para la supervivencia de no pocos. Guía de la Financiación Empresarial lo advirtió: cuando la mayoría predicaba que la escalada de precios se frenaría en la primera parte de 2022 y se reconducirla la inflación dijimos que no era así, que había que prever un período más largo de inflación y prepararse para ello.

Se endurecerán las condiciones financieras con subidas de tipos de interés, incluso más rápida y acentuada de lo que los banqueros centrales vienen anunciando

Tenemos por delante un período de inflación mas duradero del previsto que acelerará las actuaciones de los bancos centrales hacia la normalización de la política monetaria, lo que quiere decir un endurecimiento de las condiciones financieras por la vía de una elevación de los tipos de interés, incluso más rápida y acentuada de lo que los banqueros centrales vienen anunciando, y una menor disponibilidad de recursos por parte de los gobiernos para ayudar a empresas y ciudadanos al reducirse la compra de deuda publica y deuda corporativa por parte de los bancos centrales y hacer mas difícil el recurso a los mercados de capitales.

Esperanzadora evolución de la demanda y las expectativas de crecimiento

Frente a estas oscuras previsiones conviene, sin embargo, hablar de la esperanzadora evolución que parece seguir mostrando la demanda y las expectativas de crecimiento que apenas se han debilitado y que permiten adivinar la luz al final del túnel. Es momento, por tanto, de aguantar el tirón y vadear este periodo de alta inflación hasta llegar a una estabilización y reducción de los precios que, aunque más tarde de lo inicialmente previsto, llegará.