Latinoamérica teme un frenazo en su integración

Nuevo tratado comercial entre estados Unidos, Canadá y México

La integración latinoamericana se encuentra en “stand by” ante las intenciones manifestadas por el presidente norteamericano, Donald Trump, acerca del la construcción de un muro con México y la anulación del NAFTA.

Se trata de un proceso al que nuestro país deberá prestar especial atención en los próximos trimestres, aunque el nuevo presidente norteamericano esté sufirendo serias dificultades para llevar a cabo estas cuestiones e incluso haya mostrado algunos indicios de rectificación. Los lazos históricos con España son unos de los factores de conexión entre unos estados con características muy dispares, sin olvidar los intereses y las inversiones de nuestras empresas en la región, que no han dejado de crecer en las últimas décadas

La voluntad de integrar a los distintos países ha tenido a lo largo del Siglo XX y comienzo del XXI distintas manifestaciones a través de organismos como la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) o el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA), y mas recientemente la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y el Mercado Común del Sur (Mercosur). A ello se suman las iniciativas de carácter bolivariano y, por tanto, parcial pero real, como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que celebró su cumbre anual a comienzos de este año en República Dominicana con una crítica actitud hacia el presidente norteamericano.

Los temores de la comunidad latinoamericana se centran en la orden ejecutiva denominada de Seguridad de la frontera y de Inmigración y Control de mejoras, firmada por Trump prácticamente a su llegada a la Casa Blanca, que supondría la construcción de un muro de separación con México, principal perjudicado.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, NAFTA por sus siglas en inglés, North American Free Trade Agreement (NAFTA), firmado entre Cánada, Estados Unidos y México como ampliación del anterior tratado entre Cánada y Estados unidos y que entró en vigor en 1994, convirtió a México en un socio comercial de Estados Unidos de primera magnitud.

El NAFTA ha supuesto durante estos años la apertura de una zona de libre comercio, con reducción de costes para los intercambios comerciales entre los tres países

El acuerdo ha supuesto durante estos años la apertura de una zona de libre comercio, con reducción de costes para los intercambios comerciales entre los tres países, aunque algunos consideran que, aunque el tratado no establece mecanismo, instituciones o leyes supranacionales -como si ocurre en el caso de la Unión Europea- ha supuesto en la práctica la consolidación del dólar como divisa para todos los intercambios y un desequilibrio a favor de Estados Unidos que ha lastrado en la práctica la economía mexicana. Por contra, muchos analistas consideran que para Estados Unidos ha supuesto un daño en el mercado laboral y una pérdida empleos, cuestión a la que constantemente se refiere Trump y que, al parecer, ha calado entre buena parte de la opinión publica, al menos entre las clases medias menos favorecidas.

A la vista de lo que está ocurriendo y aunque aún la Administración Trump no se ha pronunciado, ¿qué ocurrirá con el acuerdo multilateral de libre comercio firmado en 2004 por Estados Unidos con Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Honduras y la República Dominicana?

Datos de interés

  • 236.000 millones de dólares en intercambios USA/México en 2015.
  • 1992-2001: media anual de 8.000 millones de euros de inversión directa española.
  • 2015: 14.800 millones de euros, 115.000 millones de dolares de stock de inversión.
  • Brasil, inversion directa española acumulada 54.463 millones de euros (43% del total). Siguen México y Chile.
  • ICEX – Contacto   http://www.icex.es/icex/es/navegacion-principal/que-es-icex/contacto/formulario-de-contacto/index.html