El conflicto catalán no daña la economía española: DBRS mantiene el rating

Sede de DBRS

La agencia de rating canadiense Dominion Bond Rating Service (DBRS) considera que el conflicto secesionista de Cataluña ha incrementado la tensión política en España pero no ha sido capaz de frenar las expectativas económicas de nuestro país por lo que mantiene estable su rating A (bajo) para las emisiones de deuda soberana a largo plazo en moneda local y divisa, y R-1 (bajo) para las de corto plazo.

Aunque reconoce que “la volatilidad de los mercados financieros se ha intensificado después del 1-0 y existe el riesgo de que se intensifique ante un período de prolongada y elevada tensión en Cataluña o de incertidumbre política en España en general, podría pesar negativamente sobre la economía y las finanzas públicas”, DBRS afirma que no descarta que las calificaciones crediticias del Reino de España pudieran incluso mejorar, salvo que se produzca una relajación del “compromiso político con respecto al ajuste fiscal”ó “un grave deterioro del entorno político que afectara a la inversión de las empresas, al consumo ya las finanzas públicas del país”.

No descarta que el rating del Reino de España pudiera incluso mejorar

En favor de sus optimistas previsiones señala el hecho de que el crecimiento español está por encima de la media de la zona euro por cuarto año consecutivo en 2017, impulsado por las exportaciones, que han liderado la recuperación desde la crisis, y la reciente contribución de la demanda interna, que ha equilibrado y fortalecido aún más este crecimiento.

Especialmente favorables resultan para esta agencia de calificación crediticia los “indicadores clave que sugieren que la economía española se ha vuelto más competitiva, flexible y resistente desde la crisis. El aumento de la competitividad, que ha apoyado un cambio hacia los superávit por cuenta corriente en medio del fuerte desapalancamiento del sector privado, subraya la probable sostenibilidad de la recuperación”.

Más exportación, más competitividad y flexibilidad hacen a España más resistente

DBRS espera que el crecimiento español se mantenga por encima de la media en los próximos años, “aunque a un ritmo más lento a medida que los vientos asociados con la política monetaria y los precios del petróleo pierden fuerza, y la postura fiscal se vuelve menos expansiva“.

La pertenencia a la Eurozona refuerza su fortaleza crediticia. La adhesión permite a España el apoyo financiero en caso de shock y le da al país pleno acceso a los sectores comerciales, financieros y bancarios de Europa. Las condiciones financieras han mejorado en España debido al programa de compra de activos del Banco Central Europeo (BCE), operaciones de refinanciación y otras operaciones de política monetaria, así como a la mejora de la situación de los bancos españoles.

Algunos nubarrones

Sin embargo, DBRS señala algunos nubarrones en el horizonte, entre ellos, “el alto nivel de endeudamiento soberano, que aumenta la vulnerabilidad frente a los shocks;  la posición neta de inversión internacional, que “permanece elevada, situándose en el 85,7% del PIB en 2016 y deja al país expuesto a choques o cambios en el sentimiento de los inversores”; a lo que añade “el alto desempleo estructural, y el nivel de productividad, que limitan el crecimiento potencial”.